Archivo de la etiqueta: Universidad

¿Y si Clint Eastwood tuviera razón? Hacia una sociedad adolescente. -J.Benegas-J.M.Blanco/Vozpópuli-

El irresistible avance de la corrección política es una señal muy potente que nos advierte de la infantilización de la sociedad occidental, reflejada con pavorosa nitidez en su universidad, de donde precisamente proviene.

En la genial novela de de Philip Roth, La mancha humana, la vida del decano universitario Coleman Silk se desmorona tras interesarse por dos estudiantes que han faltado a todas sus clases, “¿Conoce alguien a estos alumnos? ¿Tienen existencia sólida o se han desvanecido como negro humo?” pregunta en el aula. Desgraciadamente para Coleman, uno de los aludidos resulta ser afroamericano y, cuando llega a sus oídos la pregunta, la interpreta como un ataque racista. Aunque no había ánimo ofensivo en sus palabras, puesto que jamás había visto al estudiante, Silk es acusado de racista, cesado como decano y despedido. Sin otra universidad dispuesta a contratarlo, su economía familiar se deteriora rápidamente. Padece el rechazo de la comunidad, el repudio de amigos y conocidos y, en el colmo de la desdicha, su esposa sufre una apoplejía a causa del estrés y fallece.

Aunque el decano Silk sea un personaje de ficción, Philip Roth refleja las vivencias de infinidad de profesores norteamericanos censurados o expulsados de las universidades porque sus discursos, o siquiera sus apreciaciones, turbaban a un alumnado cada vez más sobreprotegido e infantilizado. Porque no se ajustaban a lo políticamente correcto.

¿Universidades o jardines de infancia?

Hace poco más de dos años, según realtó Judith Shulevitz, estudiantes de la Universidad de Brown organizaron un debate abierto sobre agresiones sexuales. Inmediatamente, otro grupo de alumnos, temeroso de que los intervinientes pudieran exponer ciertas ideas “negativas”, protestó ante la dirección argumentando que la universidad debía ser un “espacio seguro” donde nada avivara los traumas de las víctimas. Las autoridades académicas no cancelaron el acto, pero pusieron a disposición de los asistentes su propio “espacio seguro”: una sala contigua donde cualquiera pudiera acudir para recuperarse de algún punto de vista turbador, y, si se sentía con fuerzas, regresar al debate. La estancia estaba equipada con cuadernos para colorear, juegos de plastilina, cojines, música relajante, mantas, galletas, chuches, incluso un video relajante en el que aparecían perritos jugando. También contaba con personal cualificado para atender posibles traumas. Cuando el evento finalizó, dos docenas de personas habían pasado por esta sala, una de las cuales explicó: “me sentía bombardeada por unos  puntos de vista que van en contra de mis creencias más íntimas”.

En otra ocasión, un profesor del Columbia College recomendó la visita a una interesante exposición de arte samurai japonés. Inmediatamente, uno de sus estudiantes protestó airadamente, tachando su sugerencia de políticamente incorrecta porque podía herir la sensibilidad de los alumnos chinos. Obviamente, la objeción era absurda; la invasión de China por el ejército imperial japonés había finalizado setenta años atrás. Sin embargo, para el estudiante el tiempo transcurrido era irrelevante. Siguiendo su lógica, el arte alemán ofendería en Francia, el francés en España por la invasión napoleónica, o el español en Flandes.

Otro caso llamativo es el del ex presidente de la Universidad de Harvard, el economista Larry Summers, que tuvo la desgraciada ocurrencia de publicar un estudio donde mostraba que el coeficiente de inteligencia de los hombres presenta una dispersión, una varianza mayor que el de las mujeres, planteando como hipótesis que este hecho podía influir en la asignación de puestos de trabajo en las escalas más altas y más bajas. Automáticamente fue acusado de machista y, tras una durísima campaña en su contra, Summers se vio obligado a dimitir en 2006.

Del oscurantismo a la ignorancia

El calvario de todos estos profesores ilustra la plaga de la corrección política, una moda que invade los campus universitarios del mundo desarrollado, constituyendo una asfixiante censura que, en no pocas ocasiones, provoca dramas absurdos perfectamente evitables. Lo peor, con todo, es que condena a la sociedad al oscurantismo, a la ignorancia. Al fin y al cabo, Summers sólo podría haberse ahorrado el calvario falseando los resultados de su investigación, adaptándolos a la “realidad” de lo políticamente correcto o, sencillamente, renunciando a investigar. Por su parte, el profesor de Columbia debería pensárselo dos veces antes de recomendar exposiciones de arte a sus alumnos puesto que todas, de alguna manera, herirán la sensibilidad de alguien. En cuanto a los estudiantes de la Universidad de Brown, para evitar sobresaltos tendrían que renunciar a organizar debates abiertos.

El irresistible avance de la corrección política es una señal muy potente que nos advierte de la infantilización de la sociedad occidental, reflejada con pavorosa nitidez en su universidad, de donde precisamente proviene. Tanto despropósito llevó a Richard Dawkins, profesor de biología evolutiva de la Universidad de Cardiff a advertir a sus estudiantes, con indisimulada indignación: “La universidad no puede ser un ‘espacio seguro’. El que lo busque, que se vaya a casa, abrace a su osito de peluche y se ponga el chupete hasta que se encuentre listo para volver. Los estudiantes que se ofenden por escuchar opiniones contraria a las suyas, quizá no estén preparados para venir a la universidad”.

La corrección política es producto de ese pensamiento infantil que cree que el monstruo desaparecerá con solo cerrar los ojos. Pero la maduración personal consiste justo en lo contrario, en descubrir que el mundo no es siempre bello ni bueno, en la toma de conciencia de que el mal existe, en llegar a aceptar y encajar la contrariedad, el sufrimiento. Y, por supuesto, en aprender a rebatir los criterios opuestos. En su esfuerzo por hacer sentir a todos los estudiantes cómodos y seguros, a salvo de cualquier potencial shock, las universidades están sacrificando la credibilidad y el rigor del discurso intelectual, remplazando la lógica por la emoción y la razón por la ignorancia. En definitiva, están impidiendo que sus alumnos maduren.

La trampa del “espacio seguro”

Cuando se designa unos espacios universitarios como seguros, implícitamente se está marcando otros como inseguros y, por lo tanto, tarde o temprano habrá que “asegurarlos”, hasta que cualquier opinión desconcertante quede prohibida en todo el campus. Y, si esto es válido para la universidad, ¿por qué no trasladarlo a la sociedad en su conjunto? Así, la represión se extiende como mancha de aceite, prohibiendo palabras, términos, actitudes, estableciendo una siniestra policía del pensamiento.

Desde el punto de vista conceptual, la corrección política es incongruente, cae por su propio peso. Dado que no todo el mundo opina igual ni posee la misma sensibilidad, no es posible separar con rigor lo que es ofensivo de lo que no lo es, establecer una frontera objetiva entre lo políticamente correcto y lo incorrecto. Hay personas que no se ofenden nunca; otras, sin embargo, tienen la sensibilidad a flor de piel. La ofensa no está en el emisor sino en el receptor, Así, en la práctica, es la autoridad quien acaba dictaminando lo que es políticamente correcto y lo que no. Y lo hace, naturalmente, a favor del establishment y de los grupos de presión mejor organizados.

La corrección política es una forma de censura, un intento de suprimir cualquier oposición al sistema. Y es además ineficaz para afrontar las cuestiones que pretende resolver: la injusticia, la discriminación, la maldad. No es más que un recurso típico de mentes superficiales que, ante la dificultad de abordar los problemas, la fatiga que implica transformar el mundo, optan por cambiar simplemente las palabras, por sustituir el cambio real por el lingüístico.

Lo expresó de forma certera el defensor de los derechos civiles W. E. B. Du Bois en 1928. Tras ser recriminado por un joven exaltado por usar la palabra “negro”, Du Bois respondió: “Es un error juvenil confundir los nombres con las cosas. Las palabras son sólo signos convencionales para identificar objetos o hechos: son estos últimos los que cuentan. Hay personas que nos desprecian por ser negros; pero no van a despreciarnos menos por hacernos llamar ‘hombres de color’ o ‘afroamericanos’. No es el nombre… es el hecho”. En efecto, ni la discriminación, ni el racismo, ni cualquier otro problema, se resuelven por cambiar los nombres. Como mucho, se logra tranquilizar la mala conciencia de algunos.

Y el resultado es… Donald Trump

Hay mucha gente en el mundo, demasiada en España, que, al parecer, carece de la madurez emocional o de la capacidad intelectual para escuchar una opinión política que se aparte de sus convicciones sin considerarla un insulto personal. Al poner los sentimientos por encima de los hechos, de las razones, cualquier opinión válida puede ser desactivada tachándola de racista, sexista, discriminatoria. Puede que a estas personas la corrección política les haga sentirse más cómodos, pero a costa de instaurar la cultura del miedo en los demás. Clint Eastwood declaró: “Secretamente, todo el mundo se está hartando de la corrección política, del peloteo. Estamos en una generación de blandengues; todos se la cogen con papel de fumar”. Aun así no era plenamente consciente del peligro que se avecinaba: tarde o temprano el virulento efecto péndulo invierte las magnitudes, la gente acaba hastiada de tanta censura, y como reacción… vota a Donald Trump.

Renunciar al libre discurso, al libre pensamiento, para evitar herir la sensibilidad de algunos es peor que estúpido: es peligroso porque pone en cuestión los principios de la democracia. Debemos ser respetuosos con todo el mundo, por supuesto. Pero también expresar con libertad nuestras ideas y argumentos. Si alguien se molesta, se rasga las vestiduras, es muy probable que esté mostrando su talante inmaduro, su carácter infantil e intolerante. Lo advirtió George Orwell en su novela 1984: “La libertad es el derecho de decir a la gente aquello que no quiere oír”.

Ver artículo original:

Así funciona la censura: el control ideológico en la universidad española. -Esteban Hernández/El Confidencial-

La pasada semana explicamos cómo una de las teorías económicas, la neoclásica,había ocupado la totalidad de la disciplina y cómo, en el ámbito de la investigación y la docencia, la purga de economistas heterodoxos fue más o menos completa, ya que se fue expulsando o cooptando a los díscolos. Eso supuso que a partir de los años 80 desaparecieran de los planes de estudio, las investigaciones y las principales revistas, y al mismo tiempo, que los expertos que eran contratados para las jefaturas de estudios de la OCDE, FMI o Banco Mundial, como gobernadores de los principales bancos centrales o como ministros de Economía y finanzas de los principales países del mundo, manejasen únicamente el modelo neoclásico.

Esta reducción de la economía a una de sus teorías ha tenido consecuencias evidentes a la hora de dirigir nuestras sociedades, pero la gran dimensión del problema también ha contribuido a oscurecer cuestiones laterales que ese hecho plantea. Por ejemplo, ¿es posible imponer un modelo teórico concreto en el mundo del conocimiento, como es el universitario? Y si es así, ¿está ocurriendo en las ciencias sociales y en las humanidades? Según las respuestas de los académicos consultados, no solo es factible, sino que es lo que está ocurriendo. Existe una censura informal que funciona a través de los mecanismos de recompensa que se activan para los investigadores que utilizan los marcos téoricos adecuados y que condenan al resto a la invisibilidad y a una carrera académica marginal.

El ‘régimen de verdad’

Esta imposición ha sido evidente en el campo económico en España, como subraya Xavier Martínez Celorrio, profesor de sociología de la Universidad de Barcelona: “En toda disciplina compiten diversos paradigmas cuya lucha por el poder académico da lugar a campos de control simbólico que se traducen en cátedras, plazas de profesorado, financiación para investigación y dominio en publicaciones. El paradigma neoliberal está más que defenestrado en el terreno empírico de la economía desde la crisis de 2008, pero su vigencia se ha reforzado por la fuerza del campo de control simbólico que ha construido en las últimas décadas. Se ha construido un ‘régimen de verdad’, que diría Foucault”.

Se van marcando una serie de controles y de filtros en el que unas escuelas preponderan por encima del resto

Pero no solo se trata del campo económico, sino de que el resto de ciencias sociales también vive males similares. Como explica Víctor Sampedro, catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos, “se van marcando una serie de controles y de filtros en los que unas escuelas preponderan por encima del resto. Por ejemplo, existe una obligación de ser cuantitativo y manejar grandes bases de datos, (y cuanto mayores mejor), lo cual supone que aquellas instituciones y países que cuenten con las bases de datos más completas sean los únicos que pueden hacerciencia, pero también que cuando emergen nuevas tendencias sociales no pueden ser investigadas, porque todavía no existen los datos suficientes. Además, se han primado clarísimamente la teoría de la acción racional y el enfoque economicista. En la ciencia política toda la investigación ha ido hacia la sociología electoral tratada con estos modelos. Eso hacía imposible, por ejemplo, analizar los procesos de movilización que, como el 15 M, hemos vivido en los últimos años”. Por decirlo en otros términos, el mismo paradigma que se utiliza para analizar la economía se está trasladando a las ciencias sociales, que comienzan a ser examinadas desde el prisma del individualismo metodológico.

JCR

El mecanismo para ejercer este control ideológico en la universidad, explica el periodista, economista y doctor en sociología Andrés Villena, es el sistema de evaluación que se ha implantado, del que depende la trayectoria académica de cada docente, y que otorga una importancia crucial a los artículos JCR. Cuando se refieren a estas siglas, muy populares en la universidad, aluden al ‘Journal of Citation Reports‘, “un ranking elaborado por la empresa Thompson-Reuters. EL JCR, a través de la Web of Science, contiene el conjunto de revistas que cumplen con las condiciones imprescindibles para estar en la primera división: que sus artículos hayan sido citados, a ser posible, por autores en otras revistas prestigiosas, que su índice de impacto supere un determinado nivel, etc. De esta forma, queda definido un conjunto de revistas o journals en los que cabe casi toda la ciencia publicada a lo largo de un año. Si no estás en el JCR, tus contribuciones corren mucho más riesgo de pasar desapercibidas. Y cuando la crisis ha creado un auténtico tapón de expedientes esperando para entrar en la universidad, este tipo de méritos se han convertido en imprescindibles”.

No hay una censura expresa, a la antigua, pero está claro que hay cosas en las que sabes que debes entrar y en otras en las que no

El problema de fondo, asegura Villena, no es solo que los mecanismos de objetividad que establece, como la llamada revisión ciega (el artículo recibido es delegado por un editor a dos revisores que no conocen a quien examinan), no funcionen del todo, porque el editor puede conocer al autor del artículo y desviarlo a revisores afines, o porque estos puedan detectar quién es el autor por el tema tratado o la manera de enfocarlo, “sino que la gran mayoría de estas revistas están controladas por los mismos modelos teóricos, de manera que producir algo diferente y que sea publicado se convierte en una tarea improbable”. Los artículos que se recogen en revistas que no sean JCR, por interesantes que puedan resultar, no producen efectos académicos, por lo que en esta “carrera en la cinta mecánica” por la subsistencia en la que universidad está inmersa, casi nadie quiere perder tiempo en investigaciones que, por valiosas que sean, resulten ineficaces a la hora de asegurarse un futuro laboral.

El ‘colegio invisible’

El concepto a través del cual se entiende la vida académica, explica Andrés Villena, es el de’ colegio invisible’. Para publicar en los JCR tienes que pertenecer a esa capilla que, sin estar institucionalmente establecida, opera de forma continua y facilita el acceso a las publicaciones importantes. Eso supone que tus investigaciones deben restringirse a lo que esa red de poder entiende útil, “de forma que el campo de cosas sobre el que se puede escribir se restringe a introducir un matiz en los debates que ellos están manejando. Si eres Stiglitz puedes investigar y te lo publicarán, pero si no lo eres no podrás entrar diciendo teorías similares a las que él maneja. No hay una censura expresa, a la antigua, pero está claro que hay cosas en las que sabes que debes entrar y en otras en las que no”.

Las consecuencias de este sistema se dejan sentir en varios órdenes. En un sentido, la universidad se convierte, asegura Villena, “en una meritocracia de contactos, en la que no puedes ser un manta, porque si no no estarías, pero si careces de los vínculos precisos tu carrera será efímera. Para conseguir ese respaldo es frecuente que se tengan que dar algunas clases del catedrático, o aparecer en tercer o cuarto lugar en los artículos del departamento”.

Echas un vistazo a las revistas más prestigiosas y te encuentras con una gran serie de banalidades y tonterías

En segundo lugar, asegura Alfonso Pérez Agote, catedrático de la Universidad Complutense, los resultados en cuanto a conocimiento son muy decepcionantes. Así ocurre en sociología, donde “todos están como idiotizados intentando que les publiquen en revistas que ningún sociólogo lee. Echas un vistazo, por ejemplo, al ‘American Journal of Sociology‘, (una de las más prestigiosas) y te encuentras con una gran serie de banalidades y tonterías. El método de evaluación que tenemos es terrible porque lleva a nuestros investigadores a intentar colocar un articulito en estas publicaciones, que hacen a base de leerse los tres o cuatro últimos libros y realizar un apunte medianamente inteligente, en lugar de estar metidos en proyectos de investigación”.

“Un problema gordo”

Este contexto resulta muy llamativo, según Pérez Agote, “porque las viejas generaciones eran muy de estar en casa con los libros en lugar de montar investigación, y hoy cuando estás metido en un grupo potente para investigar, no te sirve para nada. Muchos jóvenes te dicen que no pueden perder el tiempo en eso porque tienen que hacer JCRs para sacar su acreditación y poder ser contratados como doctores. Esto es un problema muy gordo”.

El Instituto de la Fundación Juan March, el de José María Maravall, está intentando convertir la sociología en una disciplina numérica

Coincide Rosa Agost, decana de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Universitat Jaume I, que señala cómo “la gente que empieza ahora, que tiene un camino muy duro por delante y que sabe que si no consiguen cinco publicaciones potentes en seis años no tendrá sitio en la universidad, deja de estar en proyectosy se encierra en casa para redactar los JCRs, lo que deteriora la investigación con mayúsculas”.

Pocas buenas revistas

Como tercer efecto, asegura Pérez Agote, está el hecho de que la calidad desciende, de manera que “hay pocas revistas buenas, y la mayoría de ellas están circunscritas a un disciplina concreta. La revista del CIS (la más importante en España) ha dado un giro muy particular, que ha venido de la mano de aquellos que salieron de la universidad pública pero luego pasaron por el Instituto de la Fundación Juan March, el de José María Maravall, que está intentando convertir la sociología en una disciplina numérica. Y no es malo en sí mismo, siempre que haya una teoría detrás, lo cual no suele ser el caso”.

En España también hay gente crítica, que trata de compaginar lo que se nos impone desde arriba y lo que resulta importante

Pero eso no significa que no haya resistencia en la universidad, o que todos los profesores se limiten a publicar aquello que les generará rentabilidad. “En educación, por ejemplo, sabemos que se está colando la sustitución del paradigma cualitativo por el cuantitativo, y que si quieres aparecer en los rankings tienes que estar ahí, pero a pesar de eso también hay quienes tratan de publicar artículos que saben que les serán inútiles a la hora de la evaluación, pero que abordan temas de gran interés para la disciplina. En España también hay gente crítica que trata de compaginar lo que se nos impone desde arriba y lo que resulta importante para las disciplinas teóricas en las que trabajamos”.

Ver artículo original:

Somos corruptos (III) -Rafael Cerro/ABC-

España es un país enfermo porque a su sistema circulatorio le falta el oxígeno: el empleo. Sus tasas de paro emulan las del tercer mundo. El problema es estructural porque las plataformas de reparto de trabajo no asignan los puestos a los más aptos, sino a los más cercanos al poder. La única habilidad que valoran es la de relaciones públicas; de hecho, el desempleo solo afecta a personas sin contactos privilegiados. Aun con tanto paro, la televisión muestra a ministros que balbucean más que hablan y a ex ministras sin ninguna cultura colocadas en la ONU con sueldos espectaculares. Los llamados renovadores hacen lo mismo que los conservadores en cuanto tocan poder municipal: colocan a media familia en los ayuntamientos. Explican sin despeinarse que no han elegido a Adrià porque duerman con él, sino porque era el que tenía el mejor currículo. Los cuñados ejercen una atracción poderosísima sobre nosotros cuando hace falta fichar personal. En quién vamos a confiar más que en la famiglia.

La adulación proporciona empleo, mientras que ser crítico puede conducir a la ruina individual. Por eso no avanzamos. El pueblo español deambula por la historia en círculos, casi siempre en torno a problemas recurrentes. A errores que sus intelectuales llevan siglos denunciando sin que nadie los escuche. Ni soy economista ni sé si el que sistemáticamente coloquemos enchufados genera tanto paro, pero desde luego deteriora gravemente nuestra competitividad. De hecho, aquí en lugar de competir buscamos recomendaciones. El empleo por designación digital del poderoso, el omnipresente qué hay de lo mío, hace que todos estemos fuera de nuestro puesto natural. El sistema de oposiciones no siempre es la solución, pues éstas dependen de quien las corrige. A menudo se filtran las preguntas o se convocan puestos ad hoc, a medida de la persona ya escogida. Hagan la prueba de buscar ofertas de empleo en la Red. Yo busqué ayer mismo empleos cualificados en televisión en grapevinejobs.com y en mediajobs.es. Encontré 295 ofertas en Gran Bretaña, 161 en Francia y una en España. Esta oferta, procedente de una empresa extranjera. No es que no haya más trabajo aquí, sino que no lo anunciamos: lo tenemos concedido de antemano.

Ningún particular cree contribuir a la precariedad del mercado de trabajo. Ni el enchufado, ni el que enchufa. Tampoco el que no da golpe en su puesto blindado mientras sus hijos no encuentran empleo. Tampoco cree generar paro el funcionario que se justifica repitiendo cada día que él hizo una oposición. Subconscientemente quiere decir “yo ya me esforcé estudiando en su día y ahora riego las plantas aquí. Un compañero ficha por mí por las mañanas”. Los españoles nunca tenemos la culpa de nada y utilizamos a los políticos como excusa. Muchos sindicalistas enchufan a sus militantes adulterando los exámenes de ingreso. Los privilegios de los asentados improductivos ralentizan el sistema y envían al desempleo a los nuevos. Tampoco genera empleo nuestra convicción de que solo los demás deben pagar impuestos. El empresario sumergido difícilmente puede competir. Nosotros hacemos tres trampas por cada ley y además antes de que la ley se promulgue.

Quienes envían a sus hijos a la universidad para que consigan mejores empleos se preguntan cómo hay tantos profesores malos. La universidad española es probablemente la mayor factoría de nacional de clientelismo después de los partidos. Si espontáneamente intentan dar clase, se toparán con que solo pueden ingresar en un centro si tienen una recomendación. Los conocimientos no cuentan y nadie les hará jamás una prueba de capacidad. Casi siempre dan clase los mejor relacionados y los más fieles. Ignoro dónde están los que más saben y más podrían enseñar, pero probablemente estén parados. No hay ninguna universidad española entre las cien mejores del mundo, según el ranking de Shanghai, que valora las investigaciones y publicaciones de los profesores. Una vez más, la tradición española de dar a los amigos los mejores puestos de trabajo nos hunde en el cieno. Sería apasionante saber cuántos catedráticos actuales son hijos del catedrático anterior, estadística que curiosamente no existe. Los profesores son teóricamente evaluados por selectores imparciales, pero cuando éramos estudiantes sabíamos cuál iba a ingresar en cada departamento cada temporada. Siempre se seleccionaba al toallero, que es el meritorio que le lleva los cuadernos al catedrático e imparte por él la muy incómoda clase de los viernes. En una universidad gallega se dice que las plazas de profesor salen ya con las iniciales puestas. En Periodismo tuve cuatro magníficos profesores periodistas y veinticinco que no habían pisado una redacción. Decir profesor universitario significaba antaño prestigio. Hoy no: nos hemos acostumbrado a que dé clase de Física ese amigo que no entiende hacia dónde hay que girar los manubrios del futbolín.

Más vida en @rafaelcerro

Ver artículo original: