Archivo de la etiqueta: IRPF

Las familias pagan más impuestos con Rajoy que con Zapatero..-Libre mercado-

La carga tributaria que sufren las familias españolas durante los últimos años ha sido una subida constante.

La carga tributaria que sufren las familias españolas se ha visto incrementada durante los últimos años debido a las reformas fiscales. IRPF, IVA, impuestos especiales, impuestos autonómicos o reducción de beneficios empresariales son algunas de las figuras tributarias que se han modificado durante la pasada legislatura del PP.

Como consecuencia según informa Cinco Días, los últimos cuatro años de Rajoy han supuesto un incremento de la carga fiscal de 20.000 millones de euros para los contribuyentes. En concreto, el tipo impositivo medio que soportan las familias ha crecido desde 2011, tanto en el consumo como sobre la renta:

  • CONSUMO (tipo medio): pasa de 14,4% en 2011 al 17,2% en 2015
  • RENTAS (tipo medio): pasa del 12,7% en 2011 al 13,2% en 2015

IVA

El IVA es la figura fiscal que más ha subido durante la legislatura. Un impuesto que pagan los contribuyentes por cualquier producto o servicio obtenido, y por el que no reciben ninguna prestación ni reembolso como algunas empresas. En España tenemos tres tipos de IVA, que se aplican en función del producto o servicio. El IVA general, el reducido y superreducido.

En el año 2010, tuvo lugar la primera subida, del 16 al 18%, en el tipo general con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y hoy ya estamos en el 21%. La subida del IVA reducido pasaría del 7 al 10%. El tipo superreducido es del 4%.

IRPF

El impuesto del IRPF se paga sobre los rendimientos de trabajo que obtiene el contribuyente, que cambian en función de la situación familiar, entre otras cosas. Es un impuesto progresivo, que depende del nivel de rentas, y que con el gobierno de Rajoy ha sufrido la subida más importante de la historia.

En 2015, la reforma fiscal trajo una bajada de los tramos del IRPF, al igual que sucederá este año. Sin embargo, el tipo medio del IRPF estaba en el 13% en 2014, el nivel más alto de la historia, mientras que en 2015 se redujo al 12,1%, dos décimas superior al que existía en 2011.

  • Los impuestos especiales también han sufrido una fuerte subida, llegando a un tipo medio del 26,5% en 2015 frente al 23,2% de 2011.
  • El impuesto sobre sociedades ha pasado del 19,9% en el 2011 al 20,6% en 2014. Y es el único de los impuestos cuyo tipo medio es inferior a 2011, situándose en el 19,5% en 2015.
  • Las familias de Cataluña, Aragón, Extremadura, Navarra y Cantabria son las que más impuestos pagarán en 2016.

Ver artículo original:

-Rajoy deja los impuestos a las familias más altos que como los encontró (cinco días)
-La legislatura de Rajoy se saldará con una subida fiscal de 20.000 millones.

 

Los españoles pagan 600 euros más de IRPF que al comienzo de la crisis. -Diego S. de la Cruz/Libremercado-

A menudo escuchamos que España es un país de impuestos relativamente bajos. El argumento que se da para hacer esta afirmación es el de la presión fiscal: según dicho indicador, que compara los ingresos de Hacienda con el PIB, el “mordisco” tributario que sufren los contribuyentes de la vieja piel de toro se sitúa por debajo de la media europea.

Así, según los datos que publica anualmente Eurostat, vemos que la presión fiscal en nuestro país se mueve en niveles cercanos al 38% del PIB, frente al 44% de Alemania, el 46% de Reino Unido, el 48% de Italia o el 52% de Francia.

Sin embargo, el indicador de la presión fiscal se antoja poco recomendable a la hora de evaluar el peso de los impuestos en España, ya que no considera el impacto del paro masivo en la estructura de ingresos del fisco. Y es que no es lo mismo recaudar un 38% del PIB con un paro en niveles europeos que conseguir dicha cifra de ingresos con un desempleo que se ha movido en niveles del 25%.

Esfuerzo fiscal

Así, si en vez de hablar de presión fiscal hablamos de esfuerzo fiscal, descubrimos que España es un país en el que el grueso de la recaudación recae sobre un número mucho más reducido de trabajadores.

En el caso de las familias, el esfuerzo fiscal de las familias españolas es un 29% mayor que en la media de los países desarrollados. Peor aún: el trabajador medio paga muchos más impuestos en España que en Suecia. Y, por si no fuese suficiente, los estudios de la Asociación Española de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios apuntan que somos el país con mayor esfuerzo fiscal de toda la Eurozona.

600 euros más de IRPF

Pocos impuestos reflejan esta situación de manera tan clara como el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Comparando los años 2008 y 2014, vemos que el esfuerzo que asumen los contribuyentes por este tributo ha crecido un 17%, a pesar de las rebajas salariales que han sufrido los hogares.

Así, en 2008 vemos que la recaudación se situaba en niveles similares a los de 2014 (algo más de 70.000 millones de euros) pero con la particularidad de que en 2008 había 19,8 millones de ocupados y en 2014 había 17,2.

Estas cifras se traducen en que el pago medio por IRPF ha pasado de 3.585 euros por ocupado en 2008 a 4.186 euros por ocupado en 2014. Una subida del 17% que ha supuesto 600 euros más por contribuyente en medio de una profunda crisis económica.

Ver artículo original:

¿Por qué España recauda menos impuestos que la media europea? -Jaume Viñas/cincodías-

  • Los ingresos por IRPF, IVA e impuesto sobre sociedades se sitúan por debajo del promedio europeo
  • España recauda más que la mayoría en impuestos sobre propiedades y en Sucesiones

Las múltiples y continuas subidas fiscales aprobadas desde el inicio de la crisis no han impedido que España se mantenga como uno de los países con menos ingresos tributarios. En el IRPF, el IVA o el impuesto sobre sociedades, las tres grandes figuras impositivas que existen en todos los Estados la UE, España se encuentra por debajo de la media, según los últimos datos de Eurostat. En el IVA, cuyo tipo impositivo ha aumentado cinco puntos desde 2010, España es el tercer país que menos recauda.

En cambio, en los impuestos sobre propiedades y construcciones, la Hacienda española se encuentra en la media, algo que se explica por la importancia del IBI, el impuesto local que grava a los propietarios y que es el único tributo en España que jamás ha perdido recaudación. En los impuestos sobre transferencias de capital, que incluye el impuesto sobre sucesiones y donaciones, España ocupa la tercera posición, solo superado por Bélgica y Francia.

Recaudación pública en España y en la UE

  • IMPUESTO SOBRE LA RENTA (IRPF)

El IRPF es el impuesto más relevante por recaudación en la UE. Los últimos datos de 2014 muestran que España ingresó por este tributo que grava principalmente los salarios un 7,7% del PIB frente al 9,4% de la media europea. El año 2014 fue el último en el que todavía estuvo en vigor el aumento fiscal que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy en la anterior legislatura. Aun así, la recaudación retrocedió un 2,9% respecto a 2007, ejercicio que marcó el final de la etapa expansiva y el inicio de la crisis.

En cambio, en este mismo período, los países de la zona euro aumentaron un 17% la recaudación por IRPF. En 2014, el tipo marginal máximo en España era de los más elevados de Europa. Se situaba en el 52% (56% en comunidades como Cataluña o Andalucía), sin embargo, ese gravamen solo se aplicaba a rentas superiores a 300.000 euros. Una minoría. De hecho, la presión fiscal que sufre un trabajador que gana el sueldo medio es inferior en España que en la mayoría de países europeos, según datos de la OCDE. El menor nivel de ocupación y los bajos salarios son variables que pueden influir en el bajo nivel de recaudación del IRPF.

Dinamarca es, con diferencia, el país que más recursos obtiene por IRPF. Un 29,9% del PIB, un porcentaje estratosférico. Hay que tener en cuenta que los tipos son muy elevados y, además, las cotizaciones sociales, que pueden entenderse como otro gravamen sobre el trabajo, en Dinamarca desempeñan un papel residual.

  • IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO (IVA)

España subió el tipo general del IVA del 16% al 18% en 2010 y, en 2012, volvió a incrementarlo hasta el 21%. Una subida de cinco puntos en un período tan corto de tiempo prácticamente no tiene precedentes en Europa. Sin embargo, España recauda comparativamente muy poco por IVA. En 2014, ingresó el equivalente al 6,2% del PIB. Solo Irlanda e Italia recaudan menos que la Hacienda española.

La realidad es que subir el IVA para hacer frente al incremento del déficit público es una medida poco original. Desde 2007, 21 de los 28 Estados miembros han aprobado incrementos del tipo general del principal impuesto indirecto. Durante la crisis, la recaudación por IVA en España aumentó un 1,2% por el efecto de la subida de tipos, frente al aumento del 10,9% registrado en la media de la UE.

Si bien históricamente España había mantenido un IVA relativamente bajo, actualmente el tipo general del 21% se sitúa en torno a la media europea. Además, la economía española se sustenta principalmente en el consumo interno, por lo que intuitivamente cabría esperar mayores ingresos. El fraude fiscal y, sobre todo, el peso que tienen en la cesta de la compra los tipos reducidos y superreducidos son dos posibles motivos que explicarían que la recaudación sea relativamente baja. Los alimentos, el transporte de viajeros, los medicamentos, los servicios en hoteles y restaurantes aplican gravámenes bonificados. En cualquier caso, la recaudación por IVA está aumentando y todo apunta que, en 2015, la recaudación alcanzará su máximo histórico. Aun así, continuará por debajo de la media. Croacia y Dinamarca, que aplican un tipo del 25% son los países que más ingresan por este tributo. Además, en el caso danés, no existen gravámenes reducidos.

En los impuestos especiales, que gravan el consumo de productos específicos como el tabaco, el alcohol o la gasolina, España recauda por encima de la media de la zona euro y algo por debajo del promedio de los Veintiocho.

  • IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES

Los datos de Eurostat reflejan que se ha registrado una subida generalizada de los ingresos por IVA durante la crisis y una fuerte caída de la recaudación del impuesto sobre sociedades, que gravan los beneficios empresariales. España es un caso extremo. En 2007, llegó a recaudar más de 50.000 millones por el impuesto sobre sociedades y en 2014, no llegó a los 21.000 millones. Supone un descenso del 58,3%, el mayor registrado en la Unión Europea. El descenso medio en la zona euro fue del 18,6%.

En el impuesto sobre sociedades, España recauda el equivalente al 2% del PIB, dos décimas por debajo de la media europea. Es el noveno país que menor partida saca a este tributo. Los Estados que más ingresan son, por este orden, Malta (6,5% del PIB), Chipre (6,4%) y Luxemburgo (4,4%). Se trata de tres países que han sido catalogados en algún momento como paraísos fiscales por la legislación española y que mantienen una legislación beneficiosa para las empresas.

La Unión Europea trabaja, de momento sin éxito, para lograr una mayor armonización en el impuesto sobre sociedades. El objetivo no es fijar tipos similares en todos los países, algo que no contaría con el apoyo de buena parte de los Estados miembros, sino que existan reglas comunes para calcular la base imponible.

  • FISCALIDAD INMOBILIARIA

Bajo el epígrafe de impuestos sobre propiedades y construcciones, España recauda el 1,2% del PIB, justo en la media europea. Ello se explica por el potencial recaudatorio que tiene el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), un tributo local que abonan los propietarios de viviendas y que aporta a los ayuntamientos más de 10.000 millones de euros.

El IBI es el único impuesto del sistema tributario español que nunca ha registrado una caída en la recaudación. Se trata de una figura fiscal contracíclica que grava la tenencia de la propiedad y, por lo tanto, el desplome del sector inmobiliario y de las compraventas ha tenido un efecto limitado sobre el IBI. Además, el impuesto se aplica sobre el valor catastral de la vivienda, cuya variación depende de los municipios y ha continuado subiendo durante la crisis en muchas ciudades.

El impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, que grava la compraventa de vivienda de segunda mano y trámites como la suscripción de una hipoteca, no se encuentra en este grupo. Está integrado dentro del epígrafe de impuestos sobre operaciones financieras y de capital. La recaudación por el impuesto sobre transmisiones y actos jurídicos documentados, que ingresan las comunidades autónomas, se derrumbó durante la crisis y pasó de aportar más de 18.000 millones en 2006 a no alcanzar los 7.000 millones en 2014.

Los países que más recaudan por el impuesto sobre las propiedades son Francia, Grecia e Italia. El caso griego es paradigmático ya que antes de la crisis apenas lograba recursos en este ámbito. Atenas creó a partir de 2011 una suerte de IBIque, pese al elevado fraude que existe en Grecia, ha reportado más de 3.000 millones a las maltrechas arcas helenas.

  • IMPUESTOS SOBRE TRANSFERENCIAS DE CAPITAL

La oficina estadística europea indica que España es el tercer país de la UE, por detrás de Bélgica y Francia, que más recauda por los impuestos sobre transferencias de capital. Se trata de una cifra relativamente modesta (0,3% del PIB), sin embargo, es en el único apartado en el que España alcanza el podio. En este grupo se incluye básicamente el impuesto sobre sucesiones y donaciones, que en España aplican y recaudan las comunidades autónomas. Se trata de un tributo que en algunos países no existe o que tiene una capacidad recaudatoria muy baja. Por ejemplo, Italia ingresa por el impuesto sobre sucesiones y donaciones 622 millones, un 0,03% del PIB. Eurostat ofrece las cifras con un decimal y, por lo tanto, en muchos países aparece que la recaudación por los impuestos sobre transferencias de capital es del 0,0% del PIB.

Otra categoría de Eurostat son los impuestos corrientes sobre el capital, donde España recauda el 0,2% del PIB. Aquí se incluye, por ejemplo, el impuesto sobre el patrimonio, una figura que en Europa prácticamente ha desparecido. Existen tributos similares al impuesto sobre el patrimonio español en otros seis Estados miembros y el caso más conocido es el de Francia. El llamado impuesto de solidaridad sobre la fortuna permite al Gobierno de François Hollande ingresar más de 5.000 millones de euros. Dentro de la categoría de impuestos corrientes sobre el capital, Francia también incluye la taxe d’habitation, un impuesto que abonan todos los habitantes de una vivienda, sean o no propietarios. El Reino Unido es el país que más recauda por los impuestos corrientes sobre el capital y ello se debe al council Tax, la tasa municipal que abonan los residentes en el Reino Unido.

  • COTIZACIONES SOCIALES

Las cotizaciones sociales no son propiamente un impuesto, pero actúan como tal. Gravan el empleo y supone una de las fuentes de ingresos más relevantes. Las cotizaciones aportaron en torno a 130.000 millones en 2014 en España, un 12,5% del PIB. El nivel se encuentra por debajo de la media europea. Ello se debe principalmente al deterioro del mercado de trabajo y a los bajos salarios. Los tipos de cotización totales (incluye empleado y empleador) se mueven en torno al promedio de la UE.

Ver artículo original: