Archivo de la etiqueta: Hillary Clinton

Algo huele a podrido en Washington -Enrique Navarro/LD-

Decía el presidente Truman que si querías un amigo en Washington debías comprarte un perro. Imagino que Donald Trump ya debe estar comprando una camada entera porque parece que no va a tener muchos más amigos en la capital de los Estados Unidos, sobre todo después de su primera comparecencia pública en la que ha incurrido en todos los errores que un asesor aconsejaría no cometer nunca.

Siempre hemos tenido la impresión de que el denominado establishment norteamericano era un complejo equilibrio imperfecto de poderes, pero, a fin de cuentas, equilibrio. Por una parte, la presidencia limitada en su actuación por el Congreso y el Senado, que ya se llevó por delante a un presidente y casi se lleva a otro por convertir el despacho oval en un burdel, y un Tribunal Supremo de ancianos ilustres, convertido en el máximo garante del cumplimiento de la Constitución.

Por otro lado, encontramos una compleja red de organismos de seguridad, básicamente el FBI, la CIA y la NSA. Su misión, garantizar el orden y la libertad fuera y dentro de Estados Unidos. Su usual independencia, aunque a veces se ha comportado como un quinto poder, también contribuye a garantizar este equilibrio imperfecto. Uno puede estar convencido de que son un desastre y si así lo cree, debe cambiarlos de arriba abajo, pero la seguridad del país y de Occidente se basa en la creencia de que nuestros servicios de seguridad son eficientes y verosímiles. Socavar desde la máxima institución su capacidad, es poner a la nación americana en serio peligro, y esto es una irresponsabilidad de Trump; quizás su mayor error, que puede costarle muy caro. Tener enfrente a todos los servicios de inteligencia, los propios y ajenos, no parece una idea muy sugerente para un empresario con tantos negocios, algunos muy exóticos, y que aspira a tener una larga presidencia.

A su vez un maduro proceso constitucional ha proporcionado al mundo la seguridad del cambio tranquilo, un aspecto crítico para garantizar la estabilidad a nivel global. EEUU es un país en el que apenas se han introducido 27 enmiendas en su Constitución después de 230 años y que se asienta sobre la base de unos principios sólidos de gran consenso, donde la cortesía política ha predominado en los procesos electorales y en las transiciones presidenciales.

Sin embargo, lo ocurrido en la campaña electoral presidencial y el grotesco proceso de sucesión al que estamos asistiendo desde las elecciones de noviembre, muestran que algo -o bastante- huele a podrido en la capital del imperio. Podría afirmar que estamos asistiendo a un intento de golpe de estado en toda regla que podría ocasionar una crisis política sin precedentes en los Estados Unidos.

Proceso de degradación

Comencemos con el primer elemento de este proceso de degradación. La semana pasada los servicios de inteligencia presentaron al presidente saliente el objetivo y nada predictivo informe “Asesorando sobre las actividades e intenciones rusas en las recientes elecciones de Estados Unidos: El proceso analítico y la atribución del incidente Ciber“, clasificado como alto secreto, y difundido por los custodios de la confidencialidad a los medios de información el mismo día de su presentación. Este hecho ha venido a culminar una meditada y cuidadosa campaña destinada a socavar la legitimidad de la presidencia de Donald Trump, como nunca antes había ocurrido. Proceso orquestado nada más y nada menos que por el candidato perdedor y por el presidente de los Estados Unidos.

La lectura del informe desclasificado me ofrece una imagen de chapuza similar a la que demostraba con total seguridad que había armas de destrucción masiva en Irak o que la embajada norteamericana en Libia se encontraba segura.

Es muy posible y hasta comprensible -y no por ello justificable- que Putin haya ordenado a sus servicios de ciberataques y de propaganda hacer todo lo posible para que ganase un candidato más afín. Pero no es ni la primera ni la última vez que ocurre. ¿No estuvo acaso el KGB -y hay informes que así lo atestiguan- involucrado en apoyar la candidatura de Carter en 1976? ¿Cuál es la novedad? Que Rusia intenta desestabilizar a Estados Unidos; ¿Pero realmente alguien esperaba algo diferente cuando hay tantos intereses en juego?

Es cierto que las redes sociales permiten hacer llegar más desinformación a cualquier sitio y a la velocidad de la luz, y eso convierte a acciones que podrían ser menos lesivas, como ocurría con los periódicos de Hearst a comienzos del siglo XX, en tremendamente dañinas. Pero ¿Ha ordenado Putin asesinar a algún candidato? ¿Ha proporcionado fondos de forma ilegal al partido republicano? ¿Ha alterado los votos electrónicos? ¿Es Rusia y no el electorado americano quien ha elegido a Trump?.

Todo lo que dice el informe es que el presidente del partido comunista ruso declaró que si ganaba Trump bebería champagne o que en una entrevista de Russia Today a Julian Assange sobre wikileaks afirmaba que Rusia no tuvo nada que ver con la publicación de los subversivos mensajes al interior del partido demócrata que le costaron el puesto a la presidenta de la convención, precisamente para acusar a Rusia que está detrás de los ataques. Diríamos para ser suaves que el informe es flojito en cuanto a las evidencias.

Pero más de allá de todo esto, ¿qué hay detrás de que el presidente Obama haya solicitado este informe que se publica a quince días de la toma de posesión de Trump y que pareciera que estaba escrito antes de que se celebraran las elecciones? Y ¿ Por qué alguien… ha ordenado filtrar a la prensa antes de que fuera informado el propio candidato electo?

Pareciera que Clinton debía ser presidenta a cualquier precio. Quien cometió acciones fraudulentas en su propio partido fue Hillary. Quien compartía información sensible de su cargo con personas de dudosa reputación o sin motivo aparente era Hillary Clinton. Quien consiguió los mayores recursos financieros para ser presidenta fue Hillary Rodham Clinton, no el supuesto millonario Trump, que no dudó en denostar y estafar a su contrincante Bernie Sanders en el partido demócrata alterando, de forma consciente, la voluntad del establishment de su partido.

Quien tardó casi un día en reconocer una victoria sin paliativos de Trump fue Hillary, un hecho sin precedentes en la historia electoral. Algún día sabremos que pasó en aquellas horas anteriores a que el presidente electo Trump adquiriera el derecho a recibir información sensible, una vez admitida su victoria.

Todo esto podría quedar como una pataleta si no fuera por los acontecimientos bochornosos que han continuado acaeciendo en las siguientes semanas.

En primer lugar, el propio presidente Obama sembrando la duda sobre la victoria de Trump en la base de un hackeo electoral que se demostró inexistente. A continuación, poniendo todas las minas posibles al próximo gobierno republicano. Reformando de urgencia el Obamacare para mantener en contra de la voluntad popular algunos aspectos de su inabordable sistema de salud universal; votando en contra de Israel en el Consejo de Seguridad por primera vez en treinta y seis años, en contra del criterio del presidente electo y asistiendo a una cumbre en París para impulsar el proceso de paz en Oriente Medio el día 15 de enero, solo a cinco días de terminar su mandato, sin llevar a ningún asesor de Trump.

Y toda esta lista de despropósitos que buscan desacreditar al nuevo gobierno legítimo, culmina con la solicitud a los servicios de seguridad para que publiquen un informe de conjeturas acusando a Trump de ser un instrumento de Putin. O más bien, de situarlo en el equipo que juega contra del equpo de EEUU que lidera Obama. En definitiva, lo que este informe pretende demostrar es que en Estados Unidos se ha producido un golpe de estado que ha torcido la voluntad popular y que supone la entrega de la Casa Blanca a una potencia extranjera. ¿Alguien cree que Trump necesitaba ponerse de acuerdo con Putin para ser presidente?

Situar el foco de atención en Putin y en su posible connivencia con Trump en contra de Estados Unidos sólo puede obedecer a tres razones a mi juicio.

Primero, una venganza de Obama por cuando le acusaron, al principio de su mandato los republicanos, de ser un aliado del Islam radical, dudando incluso de su propia nacionalidad. Esta actitud del partido republicano no es muy diferente de ésta, pero al menos no involucraba a terceras potencias ni pasaba de declaraciones de personajes de segundo nivel. Es decir Obama quiere que Trump pase por todo el calvario por el que él teóricamente pasó. Aunque esta teoría me resulta atractiva, y no desdeño que haya sido un elemento coadyuvante en esta campaña, no creo que haya sido determinante.

La segunda teoría sería que Obama considera que Trump es una amenaza a la libertad y la seguridad y está sembrando la bases para un impeachment en el que no será difícil encontrar muchos aliados en el partido republicano. Es decir, la teoría de la conspiración bipartidista por la cual, la presidencia de Trump sería inviable y debería ser reemplazado por el vicepresidente, un republicano más a gusto del partido. Esta teoría no es descabellada considerando que Trump cometerá suficientes errores como para cimentar esta hipótesis. Si Trump se acerca a Putin, entonces será una evidencia de la connivencia Trumputin; si no se enfrenta al líder ruso y Putin sigue en la línea de su acción unilateral agresiva en Ucrania y Siria, también quedará en evidencia. Si se enfrenta a Putin de manera abierta, podría perder un aliado esencial para mantener la estabilidad en muchos lugares del mundo donde Estados Unidos ha perdido la ascendencia y además el propio presidente ruso podría ponerle en serios apuros. En definitiva, Obama habría puesto a Trump en una situación “Catch 22” de imposible solución.

La tercera teoría tendría como objetivo alejar el foco de atención de los problemas reales o, más bien, de algunos hechos que es mejor que no salgan a la luz. Hablamos de la teoría de las diversión. Es muy posible que las filtraciones y manipulaciones en el partido demócrata, y en particular durante el ejercicio de la secretaria Clinton, sean de mayor gravedad que la conocida. No obstante, podrían haber pensado que cuestionar el triunfo de Trump y acusando a los malos, a los enemigos, la opinión pública se olvidará de uno de los mayores ataques al sistema democrático norteamiercano cometido al interior del partido demócrata por su candidata. Hillary pretendía, como si fuera un líder del PRI, ser nominada presidenta por la vía digital. Seguramente, Clinton perdió frente al peor candidato, pero los norteamericanos que no son tontos -otra de las falacias que nos quieren hacer creer los demócratas- sabían que Clinton no era de fiar y que sus políticas e intereses personales no eran lo que Estados Unidos necesitaba.

Los demócratas vienen a sostener que Putin se puso de acuerdo con Trump para que los americanos siguieran los dictados del Kremlin votando a los republicanos; y en el fondo Trump y Putin van a saquear el mundo para convertirse en dos poderosos dictadores multimillonarios. Pues parece que Putin lo planteó muy mal porque le pillaron a la primera, y los rusos no suelen ser tan chapuzas en cuestiones de desinformación y propaganda.

Ante una situación de máxima gravedad, el presidente electo ha salido a la defensiva en su primera rueda de prensa, es decir al ataque, y ha generado de nuevo una gran sombra de sospecha. La existencia de videos y de grabaciones de todo tipo ya en poder de varios medios de comunicación, podrían complicar y mucho la vida futura del presidente.

Lamentablemente para mi, que siempre he creído en la capacidad y liderazgo del partido republicano, el bochornoso espectáculo de un futuro presidente tratando a sus vecinos de enemigos; por menos se han declarado guerras en el pasado, y a los enemigos de amigos; saltándose la primera enmienda al coartar la libertad de información y expresión; criticando y burlándose de los pilares de la seguridad y utilizando un lenguaje inapropiado, justifica que el partido republicano se separe cuanto antes de este liderazgo si no quiere cercenar su futuro político. No se puede esperar de tanto despropósito nada positivo para Estados Unidos .

Estados Unidos es un régimen presidencialista y las declaraciones de su presidente hacen caer o subir las bolsas con un impacto inmediato. Medio mundo se despierta analizando cada palabra que emana de la Casa Blanca sobre cualquier asunto y evalúa sus capacidades para responder a una crisis. No quiero ni imaginar a Trump en una cumbre internacional. Para mi es una mezcla entre Yeltsin y Putin; una mezcla de esperpento y autoritarismo. Alguien así es incapaz de liderar un país o al mundo libre; de crear empleo en un país que no supera el 5% de desempleo, y de reducir la deuda y el gobierno que es lo único que un republicano de bien esperaría que hiciera su presidente electo.

Lo cierto es que en todo este proceso estamos asistiendo a un momento absolutamente novedoso; quizás la mayor crisis política en Washington desde que otro republicano, Abraham Lincoln, fue elegido presidente y de cómo se resuelva esta situación, va a depender el futuro de la humanidad. Todo el mundo está pendiente de Estados Unidos y el Congreso y el Senado observan las acciones de Trump con lupa mientras que crece la opinión de que las revelaciones que están por aparecer arruinarán la presidencia de Trump. Los republicanos apoyarán al presidente mientras que el coste de echarle sea mayor que el de mantenerle, pero es posible que cada día que Trump cometa un error, y parece que cometerá muchos más, el precio de derribarle será cada vez menor. El partido republicano tendrá que plantearse un día terminar con Trump antes de que éste acabe con el partido.

Necesitamos recuperar la fe en Estados Unidos, en su gobierno y en sus instituciones de seguridad e inteligencia, porque de ellas depende también nuestra seguridad colectiva. Ya hemos visto en estas últimas semanas que el próximo expresidente Barack Obama, sus mentores Bill Clinton y Al Gore y su instrumento ejecutivo Hillary Clinton, no sólo no aceptan su derrota sino que además están dispuestos a situarse enfrente del presidente Trump por patriotismo; una excusa demasiado manida para rebelarse contra tu propio país. Trump, si quiere permanecer en el cargo, no debe desdeñar su capacidad de acción y movilización y por ello debe buscar aliados también en el partido demócrata, para anular un permanente boicot de las cámaras. Desde 1924 los republicanos nunca habían tenido tanto poder en los estados, en las cámaras, próximamente en el Supremo y con la presidencia. Pero en dos años todo este caudal se puede perder teniendo en cuenta la mayoría de voto demócrata en las presidenciales, la acción de descrédito del establishment demócrata con sus poderosos lobbies contra la Casa Blanca y los errores de Trump. Éste es el verdadero objetivo demócrata. Con una mayoría diferente en dos años, Trump puede contar con un “impeachment” y no faltarán entonces aliados en el propio partido republicano.

Pero la crisis del partido demócrata no es menor. Un presidente incapaz de asumir su derrota y dispuesto a llevarse a la nación por delante por salvar su teórico legado y un partido que necesita renovar a sus dirigentes para salir de este oscuro capítulo de su historia. El partido demócrata debería ya superar esta etapa y buscar un nuevo establishment lejos de los intereses de los poderosos y más cercano a los que deberían ser sus votantes, minorías y clases trabajadoras que han votado en un alto porcentaje por Trump.

El nuevo presidente debe actuar con firmeza para devolver la credibilidad a las instituciones y debe expulsar de inmediato a todos aquellos funcionarios que no hayan sido objetivos e independientes en su crítica actuación. Pero si Trump decide ponerse al mismo nivel que durante la campaña, prometiendo la prisión para Hillary, e inicia una caza de brujas sin contar con el respaldo de su partido, pueda que no consiga ningún resultado positivo y que además le den una patada desde Pennsilvania Avenue a la Quinta Avenida. Es el momento Trump y para superar esta gran crisis va a necesitar más aliados y menos Twitter, declaraciones y amenazas, y parece que en principio se resiste. Esto es precisamente lo que esperan Obama y una gran mayoría del Legislativo.

Ver artículo original: