La nueva pareja real. -El blog de Santiago Gonzalez-

pareja-arcu

isabel-y-fernando

No se había visto pareja tan augusta desde los Reyes Católicos. Ni siquiera en las distintas Monarquías que hemos tenido desde entonces, donde los consortes y las consortas del Rey o de la Reina, son simplemente consortes. Es verdad que el presidente Zapatero dijo en los albores de 2013  que:

“los españoles pueden sentirse muy orgullosos de cómo la Reina ejerce su función constitucional, de una manera, ejemplar, con dedicación y entrega”.

No se había leído la Constitución, art. 58:

Art. 58.- La Reina consorte o el consorte de la Reina no podrán asumir funciones constitucionales, salvo lo dispuesto para la Regencia.

Ha tenido que venir Podemos para feminizar la Corona. Claro que luego, cuando Tiempo publica la portada que va abajo, ponen el grito en el cielo, un asalto en decibelios. No se plantean la pregunta que se hacía en Twitter Tamiroff: “¿Qué se le pasará por la cabeza a un representante público para hacerse una foto así?”

Lo único que molesta es la palabra ‘reina’. Si hubieran titulado ‘La portavoz de Podemos’ sería perfecto. Debajo pueden ver a su novio, posando en un escaño del Congreso que todavía no había ganado en las urnas. Fue en una sesión de puertas abiertas y lo primero que hizo fue posar, ufano y satisfecho, (¿entienden lo de Posemos?) en el asiento de la maestra.

reina-de-podemospi-asiemto-maestra

Hubo algo más. Mi compañero Bustos dedicó su columna al tema: ‘Machirulos: tolerancia cero’. Era una columna correcta, aunque no fuera su pieza más brillante. Estoy de acuerdo con la critica que le hacía en gran Mercutio: “Maaaal, Jorge. Es un texto perfectamente ortodoxo. Demasiada fidelidad al original debilita la parodia”. Por otra parte, ‘machirulo’, término que no contempla el DRAE es un neologismo acuñado por el feminismo Montero. Como dije ayer en Herrera en COPE, ‘machirulo’ era una palabra usada en Castilla como sinónimo de ‘virago’, ‘marimacho’, mujer de ademanes varoniles. La cuestión es que la primera dama del Podemismo corrigió al columnista con este tuit:

ventrilocuos-de-un-hombre

Bustos cometió aquí su segundo error: tratar de argumentar con quien no puede entenderle, en vez de cortar por lo sano y subrayar la gratuita y huera parla de la secretaria general consorta. Las mujeres serían las muñecas del ventrílocuo, Daisy o doña Rogelia, aunque en este caso el ventrílocuo, Mari Carmen, fuera mujer. Y ya, aceptando su desvarío, ¿no tendría que haber escrito ‘ventrílocuas’? Qué sesiones de gloria va a dar esta pareja al Congreso de los Diputados.

Ver artículo original:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s