A Propósito de Mujeres, Feminazis y Calamandurrias. -Paula Janer/La Paseata-

No soy mi abuela, que por cierto fue una mujer muy independiente y adelantada para su tiempo, ni mi bisabuela, ni mi tatarabuela. Los tiempos han cambiado y a las mujeres ya no se nos educa para estar en casa, cuidando de los hijos y realizando las labores del hogar. No necesito que nadie me represente, ni me defienda como mujer y no quiero ser igual a un hombre. No me siento inferior, ni menos capacitada, ni menos inteligente que ellos.

No soy una fémina desvalida y mucho menos voy a aprovecharme de la nueva moda que aboga por la igualdad de género, para empezar, porque no somo iguales. Puede que tengamos la misma capacidad a nivel intelectual pero no la tenemos físicamente y eso es indiscutible. La naturaleza es sabia y por algo nos hizo diferentes… diferentes y complementarios.

No tengo complejos por ser mujer y pienso que si quiero que me traten como “igual”, lo primero que he de hacer es demostrar que lo soy. Trabajo, esfuerzo, tesón, aptitud y actitud. Autoconfianza en lugar de autocompasión. Si yo no creo en mí, tampoco puedo esperar que crean los demás. Si quiero respeto, debo ganármelo y eso, como mujer y como persona. No soy sexo, no soy débil y mucho menos del sexo débil. No me molesta un piropo agradable, lo considero un halago no una agresión, y me gusta que un señor sea galante y detallista. Eso no me convierte en una mujer machista, como me han calificado en alguna ocasión mis congéneres “feminazis”, que no feministas, y ahora me pongo con ellas.

 

¿Con qué autoridad moral se permiten “Errejones”,”Echemingas” y similares juzgar, condenar y sentenciar al edil de Alcorcón?

 

Estos días se está produciendo una auténtica situación de acoso y derribo contra David Pérez, alcalde de Alcorcón, por expresar su opinión con respecto a ellas y que, por lo visto aunque no sorprende, está algo sacada de contexto. Vale, de acuerdo en que teniendo un cargo público debería haber sido más prudente y moderado pero, a fin de cuentas, no ha dicho nada que no pensemos muchos y muchas. Estas fueron sus palabras y se sobreentiende que habla de las feministas radicales, las bien denominadas feminazis: “Las feministas son a veces mujeres frustradas, amargadas, rabiosas y fracasadas como personas”. Y no solo las comparto, todavía podría ampliar más la lista de calificativos porque y sigo hablando de esas feministas radicales, matizo para que no se sientan ofendidas otras feministas, desde luego esos esperpentos a mí no me representan.

David Pérez, alcalde de Alcorcón
David Pérez, alcalde de Alcorcón

No son más que machos castrados. Ahora resulta que todo es opresión del “heteropatriarcado” y todas aquellas que no pensamos como ellas, es porque hemos sido educadas bajo ese concepto. Hemos crecido en un ambiente “heteropatriarcal” y fascista, por lo tanto, somos merecedoras de recibir insultos e incluso ser agredidas por el citado colectivo de “femiengendros” que, todo hay que decirlo, no me despiertan la más mínima simpatía, ni ganas de empatizar bajo ningún concepto.

Perdonen pero yo he tenido un padre estupendo, y nada machista, que me ha educado igual y dado las mismas oportunidades que a mis dos hermanos varones. Esa falta de respeto, esa agresividad y los cada vez más crecientes ataques hacia el género masculino, me parecen enfermizos, descabellados, estúpidos, ilógicos y fuera de lugar. ¿Acaso no tienen padres, hermanos y abuelos? Sigo con el mundo de lo absurdo! Resulta también que defender los derechos de la mujer, pasa por compararnos con las vacas porque sepan Vds. que ordeñar vacas, también es un acto machista. Pues nada señoritas, por eso de la igualdad, pónganse Vds. a ordeñar toros. “No a los lácteos, no a la explotación de ninguna fémina, el consumo de lácteos es MACHISMO. Las vacas son compañeras”. Cuando no están con una manifestación así de surrealista, nos están indicando a todas las mujeres, como debemos vivir nuestra sexualidad.

¿la utilización en el mundo lésbico de juguetes sexuales, debe considerarse agresión con arma blanca?

Por lo visto lo ideal, lo perfecto, sería imponernos a todas un mundo lésbico, tal cual lo leen, según afirma Beatriz Gimeno, “miembra” de Podemos y diputada de la Asamblea de Madrid. Pues que sepa la Sra. que con un mundo lésbico, a mi me amargaban la vida y que yo decido como quiero vivir mi vida, desde mi condición de mujer. Para no extenderme mucho, aquí dejo el enlace a un artículo con las “perlas” de la Sra. a la que no sé si debería llamar becerra, puesto que las vacas son congéneres y en virtud de sus teorías infames y aberrantes.

https://danipirata80.wordpress.com/2014/05/01/perlas-de-la-feminazi-de-podemos-beatriz-gimeno/ Como ya no hacemos caso a lo de la feminización del lenguaje, ni a sus consignas de “machete al machote”, ahora pretenden que la penetración sea considerada un delito porque, el acto sexual, es violencia de género y una agresión machista. Entonces me pregunto, en función de sus inteligentes razonamientos, ¿la utilización en el mundo lésbico de juguetes sexuales, debe considerarse agresión con arma blanca? También es cierto, y no pretendo ser cruel, que con la estética que se gastan y la medidas de falta de higiene que promueven, como parte de la estrategia en la lucha por nuestros derechos, a algunas no les iba a quedar otra que reproducirse por esporas.

protesta-femen
Protesta de Femen en el Vaticano

Aquí llega el tema de la maternidad. Por un lado están las que manifiestan que no son contenedores para albergar un embarazo y por otro, las que afirman que abortarían en caso de estar gestando un varón. Pues con esos planteamientos ni heteropatriarcado, ni mundo lésbico, ni reproducción por esporas porque me temo que todo apunta a la extinción de la especie. Para colmo de males todo ello transcurre a golpe de subvención, como si no hubieran otras prioridades realmente importantes, dilapidando el dinero en fanatismos y feminismos extremos e inútiles. Es-ta-fa-do-ras, vagas que nunca están ni en el lugar, ni en el momento en los que se las necesita. Otro comportamiento que genera vergüenza ajena y repulsa, es esa moda de reivindicar cualquier cosa irrumpiendo donde se tercie, con las ubres al viento y consignas pintadas sobre el cuerpo. Eso cuando no lo hacen totalmente en cueros, como diría mi abuela. Me parece que con esas actitudes solo consiguen denigrar a todas las mujeres y desvirtuar a las auténticas feministas y su labor. Yo no veo a hombres irrumpiendo en las instituciones, genitales en ristre, cuando desean reivindicar algo…excepto cuando lo hacen en alianza o muestra de solidaridad, hacia tan encantadoras féminas. Entonces ya se despelota todo Cristo para empezar la función del circo de los horrores.

portavoz-de-ciudadanos

“Discriminar al hombre no tiene nada que ver con proteger a la mujer. Ni con la igualdad. Ni con el progreso. Es socialmente inasumible.” (María Jamardo)

Y ahora llego a otro punto en el que no dejo de asombrarme y me pregunto: ¿Qué tipo de hombre es el que se solidariza con ellas? Mi conclusión es se trata de los calamandurrios. Unos “seres” que deben provenir de alguna realidad paralela, que empujados por todavía más complejos que ellas y faltos de atención, van de eunucos comprensivos y sumisos. No concibo que un hombre, digamos normal, con un mínimo de dignidad, pueda aliarse con quienes pretenden sodomizar, aniquilar o coser a machetazos en el mejor de los casos, a todo el género masculino. En el mundo de las calamandurrias y los calamandurrios, también voy a incluir a todos esos políticos y políticas que fuera de toda lógica y sin aplicar un mínimo de sentido común, apoyan, animan, fingen compartir sus inquietantes inquietudes y utilizan el tema en función de sus propios intereses. Debe de ser por eso de tener más tirón entre los colectivos de inadaptados porque también votan. De ese tipo de oportunismos también hemos podido contemplar unos cuantos ejemplos estos días.

profesor-monedero-y-pablo-iglesias

 

¿Con qué autoridad moral se permiten “Errejones”,”Echemingas” y similares juzgar, condenar y sentenciar al edil de Alcorcón? Teniendo en cuenta como han consentido e intentado acallar los casos de agresión sexual, por parte de militantes de su formación, o tras salir a la luz las afirmaciones de su “azotador” y sociópata líder, no considero que sean los más indicados. Lo mismo va para el resto de partidos. Unos oportunistas, cínicos y vendidos todos. Si se condena y pide dimisión tras unas declaraciones por considerarlas ofensivas, perfecto, pero coherencia y la misma vara de medir para todos. La lista de dimisiones a pedir es larga. Ya para ir zanjando el tema, puntualizo que en todo momento he procurado diferenciar entre feminismo y “feminazismo”, feministas y “femibestias” porque como bien dice mi sensata y lúcida amiga Ali: “Hay que diferenciar y estar agradecidas al feminismo ortodoxo que reclama la igualdad, lo demás mamarrachadas”. Para terminar, la reflexión (que además comparto) de una mujer inteligente y sin complejos. Espero que tomen buena nota. “Discriminar al hombre no tiene nada que ver con proteger a la mujer. Ni con la igualdad. Ni con el progreso. Es socialmente inasumible.” (María Jamardo)

Ver artículo original:

Paula Janer Paula Janer

Española pese a quien pese. Nacida en Cataluña, a la que volví con 20 años, y criada en Valencia. Luchadora y peleona, irónica, sin miedo y sin pelos en la lengua, diestra y siniestra. Aprendiz de mucho, maestra de nada porque todo me despierta curiosidad. Siempre de paso coleccionando momentos, sensaciones y recuerdos porque ellos son la esencia de la vida y lo único que nadie nos puede arrebatar. Yo tampoco sé como vivir, estoy aprendiendo.

Twitter Paula Janer:

La masacre fiscal PP-PSOE, la dictadura mediática y el jaque a Ciudadanos -F.J.Losantos/LD-

Si Rajoy tuviera para el bien la misma astucia que este fin de semana ha demostrado para el mal o si Soraya empleara para resucitar al PP sólo una parte del talento que ha demostrado para, con una sola jugada, dar jaque, veremos si mate, a Ciudadanos, creería que España tiene arreglo. Por desgracia, lo que ha sucedido abona la hipótesis contraria: el triunfo de la táctica de Mariano sobre la torpe estrategia de Rivera y el aplastamiento de cualquier posibilidad de reforma del sistema tras el pacto PP-PSOE que Soraya y Montoro presentan como hecho consumado e irreversible auguran un futuro de desestabilización política institucionalizada, con una paulatina cesión de la soberanía nacional ante el separatismo catalán y vasco, y cuyo coste supondrá la lenta e irreversible consunción de la economía nacional.

Lo más curioso, lo que prueba que estamos ante una exhibición de talento para el mal, es que esta liquidación del Estado a costa del bolsillo de la Nación la ha perpetrado el PP utilizando la idea, mezcla de aprensión y conjuro mágico, que desde hace cuarenta años embruja a la opinión pública española: el consenso. Malo es que el Gobierno haga el mal o lo haga mal; peor, que la Oposición respalde las fechorías al Gobierno; y muchísimo peor que todos los grupos de comunicación, con la única excepción de LD-esRadio, hayan aplaudido la masacre fiscal PP-PSOE y la marginación de C´s, que supone el final de cualquier esperanza de reforma del sistema.

El triunfo de la casta política

El proyecto fiscal de Soraya y Montoro, con la bendición de Rajoy desde las alturas, supone la consolidación de todos los privilegios de la casta política, con sus dos partidos históricos PSOE y PP, a la cabeza. Son privilegios encastrados en la Administración Central y la Municipal pero, sobre todo, en el Estado de las Autonomías, cuyo techo de déficit se ha aumentado a petición del PSOE, que al fin y al cabo es un emirato andaluz de taifas catalanistas. Y esa ruptura de todos los límites de la presión fiscal, del gasto público y del mínimo rigor presupuestario, que suponen la subida imprecisa e ilimitada de todos los impuestos la pagará, inevitablemente, la clase media y media-alta, la más productiva, en beneficio de las “manos muertas” de un paro eterno, juvenil y de jubilados. Y esa apuesta por la subvención entierra toda posibilidad de supervivencia de la sociedad civil.

El PP, a diferencia de otros partidos, tiene una idea clara: cree que puede mantenerse en el Poder asumiendo la política económica del PSOE. Éste -ésta, porque el PSOE es ya Susana Díaz– debe limitarse, de momento, a una oposición cosmética al Gobierno de Rajoy y la reconstrucción de una organización capaz de heredarlo, como Rajoy heredó a ZP. Para ello, Díaz necesita tiempo y eliminar a Ciudadanos, que le estorba tanto como al PP. La forma de hacerlo era tan sencilla que no sé cómo no la vio un talento tan superlativo como el de Albert Rivera, que ha convertido al partido que ayer era la sombra fresca de un sistema de bochorno en una banda de autómatas con pinganillo, en un rebaño de políticos con asesores encima de la chepa. De no verlo, no creerlo. Pero yo lo he visto. Y mi obligación es contarlo.

Si sólo faltaba diálogo, sobraba Ciudadanos

Porque el PP se ha limitado a hacer lo que siempre ha querido y ha dicho hasta la saciedad Rajoy: pactar con el PSOE. Rivera le ha permitido, simplemente, alcanzar ese deseo sin pedir nada a cambio. Estaba tan feliz y satisfecho diciendo como Gema Nierga tras el asesinato de Lluch: “ustedes que pueden dialogar, dialoguen”, que no pensó que iban a dialogar… pero sin él. Porque si el PP y el PSOE dialogan, ¿qué falta les hace Ciudadanos?

En realidad, Ciudadanos era, no sé si sigue siendo, un problema para el bipartidismo y una esperanza para la sociedad española, que no buscaba el diálogo entre los partidos responsables de la crisis, sino una lucha contra la corrupción que partiera de la independencia judicial, continuara por la limpieza de las cloacas de Interior y desembocase en la lucha implacable y continuada, con la ley en la mano pero con la fiscalía y la policía en ristre, contra el separatismo antiespañol, en lo lingüístico, mediático y económico.

Tras el pacto PP-PSOE, que va más allá del acuerdo sobre la ruptura del rigor presupuestario, olvidémonos de la independencia de la justicia, de la lucha antiseparatista, porque Soraya y Millo se rendirán mejor que Inés Arrimadas, de la reforma de la Ley electoral y de aliviar el saqueo fiscal, que Montoro continuará con más oficio y decisión que Latorre y Roldán. Si del proyecto reformista de Ciudadanos sólo quedaban las promesas de hacer realmente independiente al Poder Judicial y mejorar el trato fiscal a los autónomos, ya no queda ni eso. La primera, la ha vetado el PSOE. El segundo, lo ha matado el PP. De las demás, ya había prescindido Rivera en aras de la pureza centrista y de no renunciar a darnos lecciones sobre todo. Ha perdido la pureza en Cataluña y se ha quedado sin cátedra en Madrid.

El fin y el final de la recuperación económica

Los lectores de LD pueden seguir la descripción minuciosa de la masacre fiscal en el análisis de Domingo Soriano sobre la enésima burla a los votantes del PP, a los que el somnoliento gatazo Rajoy y sus mininos Sorayina y Cristobita convencieron en las elecciones de que la indudable mejora económica permitía bajar los impuestos. El fin del impuestazo anterior era lograr el final de la herencia de ZP. Y resulta que no, que el final nunca llega porque nunca se recauda lo suficiente para saciar el afán de gasto de los políticos. Mientras se hable, como hacen todos los partidos de que España tiene un problema de ingresos fiscales y no de gasto público, estamos condenados a no salir nunca de la crisis. Y para entender la terrible situación en que quedan los jóvenes, la verdadera naturaleza del caramelo envenenado del SIM, léase el análisis de Diego Barceló sobre cómo subir el salario mínimo interprofesional perjudica a jóvenes parados y trabajadores poco cualificados, abocados a convertirse en subvencionados permanentes.

En el fondo, el precio del pacto Rajoy-Susana será el de añadir un millón de jóvenes trabajadores del Norte a los dos millones de veteranos parados del Sur. Rajoy seguirá en el poder a cambio de que sus votantes sean como los de Susana. Porque eso es el socialismo en España: un gigantesco paro estructural tutelado por los sindicatos, unas sociedades y empresas maniatadas por Hacienda y las cotizaciones a la Seguridad Social y una enseñanza carísima y totalmente desconectada del mercado laboral que, en el mejor de los casos, produce emigrantes y, en el peor, sectas políticas destructivas como la de Podemos, nacida y pacida en la facultad de Ciencias Políticas de la Complutense.

¿Es posible una rebelión cívica sin partidos ni medios de comunicación?

Siendo terribles la insaciabilidad fiscal y la mendacidad patológica del Gobierno del PP, más grave es comprobar cómo todos los partidos y todos los políticos, del último diputadillo a la última senadorzuela, comparten la doctrina socialista de que subir impuestos y asignar salarios por decreto puede mejorar la vida de la gente. Vuelve el consenso progre, vuelve el poder sindical a través de los acuerdos de sector, vuelve la ruina.

Lo que es inimaginable en ningún país del mundo es que semejante masacre fiscal y dictadura mediática tan siniestra no hallen un solo partido, un solo político que encabece una rebelión cívica como la que tuvo lugar en España tras el 11M frente al Gobierno de ZP, en torno a las víctimas del terrorismo y al PP, con el respaldo de algunos medios de comunicación. La España de hoy es una sociedad amorfa sorda, ciega y muda, a la que, como era de prever, le están robando la cartera. A ver cómo nos defendemos.

Ver artículo original: