Formación del espíritu nacional. No con mi hijo.

Ideas sueltas de una afortunada

Hasta aquí podíamos llegar.
Cada día en la escuela catalana supone un riesgo de que la criatura si no se avispa vuelva a casa un poco más cerca de la causa.
A algunos ya no les sucede eso porque contra el adoctrinamiento escolar se impone la precaución paterna y la buena disposición de algunos alumnos para dejar de ser simples esponjas que se limitan a absorber la basura que les ofrece la versión infantil del “Institut de Nova Història”.
Hoy mi hijo de sexto de primaria salió de su escuela, se sentó en el asiento del copiloto y tan pronto me dio el beso de rigor comenzó su relato del día: “Mamá, me han dado un texto sobre la historia de la medicina catalana y ya he subrayado algunas cosas”.
La escuela trabaja por proyectos, es decir, a partir de un tema elegido, se enlaza durante el trimestre con las…

Ver la entrada original 693 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s