Noventa años de vida sembrando muertes. | Central de Opinión

A mediados de agosto, mientras España se encuentra imbuida en un verano de altas temperaturas, ocurren eventos que parecieran pasar inadvertidos a quienes, como la suscrita, se alejan de las noticias y redes sociales, revisándoles para conocer lo acontecido en los JJOO en Río de Janeiro o alguna noticia adicional de interés particular.

Sin embargo, hay fechas que no pueden pasar inadvertidas para los míos, y para desgracia de propios y extraños, también son de relevancia mundial. Y es que justamente hace unos días un Fidel Castro encorvado, de traje deportivo y boca abierta, “disfrutaba” de un homenaje hecho en La Habana por sus 90 años de existencia. Más de 50 de ellos ha permanecido como el mayor dictador y genocida de Cuba, esa gran cárcel caribeña. La que ven con ojos bohemios y plena de un romanticismo utópico los europeos de vino y caviar. Esa que intentan callar las 50 estrellas que hoy ondean en el malecón, mientras continúan los presos políticos y la represión.

El modelo cubano ha sido exportado con consecuencias siempre mortales a diferentes partes del mundo, llenando de miseria aquellos lugares en los que ha sido copiado, aunque sea por pocos años.

Origen: NOVENTA AÑOS DE VIDA, SEMBRANDO MUERTES. | Central de Opinión

Anuncios