La economía colaborativa, en grandes cifras. -M. Llamas/Libremercado-

La irrupción de las nuevas tecnologías y la era de Internet están propiciando una nueva y alentadora revolución industrial, cuyas ventajas serán aprovechadas por los distintos países con mayor o menor intensidad en función de si saben o no aprovechar esta histórica oportunidad. Una de las múltiples manifestaciones de esta particular revolución tecnológica es la denominada “economía colaborativa”.

El nacimiento y desarrollo de plataformas como Uber, BlaBlaCar o Airbnb, entre muchas otras, está generando nuevos nichos de negocio para todo tipo de personas, con la consiguiente creación de riqueza y empleo, aunque su implantación no ha estado exenta de polémica, como bien demuestra la prohibición o limitación de estos servicios en ciertos países tras las airadas protestas de los sectores afectados por la nueva competencia (taxis, autobuses hoteles, etc.).

La importancia creciente de este segmento a nivel mundial se refleja en cifras muy concretas. El extenso informe que acaba de publicar la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre la economía colaborativa recoge algunas claves al respecto.

Inversión de 13.000 millones en 2015

En primer lugar, se trata de un fenómeno en rápida evolución, que ha experimentado un crecimiento exponencial durante los últimos años yque presenta, además, un enorme potencial futuro”, según la entidad.

Así, desde 2000 a 2015, las iniciativas relacionadas con la economía colaborativa acumuló una inversión de 25.972 millones de dólares. La evolución ha sido especialmente rápida en los dos últimos años, donde se ha pasado de los 1.820 millones de dólares de 2013 a 8.489 millones en 2014 y 12.890 millones entre enero y septiembre de 2015.

Evolución de la inversión mundial anual en economía colaborativa | CNMC

Transporte y alojamiento

Los nuevos modelos colaborativos operan ya de forma destacada en el transporte, el alojamiento, la financiación de proyectos, los servicios personales, la alimentación, la educación o la logística. En otros ámbitos su implantación es aún menor, como en salud, energía, servicios empresariales o profesionales, industria o el sector público, pero también cuentan con potencial de crecimiento.

El siguiente gráfico muestra los sectores que han recibido una mayor inversión a nivel mundial desde el año 2000. Casi dos terceras partes se concentra en plataformas relacionadas con el transporte (62% del total), seguidas por las de alojamiento (18%); y por las de financiación, con un 6% e intercambio de servicios y productos (5% y 4% respectivamente).

Distribución por sectores de la inversión entre 2000 y 2015 | CNMC

Así pues, “los sectores de transporte y alojamiento analizados en el presente estudio representan el 80% de las inversiones detectadas en economía colaborativa”, incide el informe.

Uber, Didi Kuaidi y Airbnb, a la cabeza

Es lógico, por tanto, que las plataformas dedicadas a esos sectores sean también las que aglutinan la mayor parte de la inversión. La estadounidense Uber, con una inversión de 6.315 millones de dólares, lidera el ranking mundial, seguida de Didi Kuaidi (nueva plataforma china del taxi) con 4.367 millones. A continuación, se sitúan Airbnb, Blablacar y Lyft.

Las 25 principales plataformas por inversión acumulada entre 2000 y 2015 | CNMC

En definitiva, la economía colaborativa está prosperando en muchos ámbitos, pero, inicialmente, lo está haciendo con mayor fuerza en los sectores del transporte y el alojamiento. De hecho, de las cinco grandesplataformas por volumen de inversión, todas menos Airbnb pertenecen al sector del transporte.

Un negocio potencial de 335.000 millones al año

Por otro lado, aunque todavía son escasos los estudios que analizan el volumen de negocio potencial de la economía colaborativa, las perspectivas a este respecto son cada vez más halagüeñas.

A nivel global, se ha calculado una cifra de 26.000 millones de dólares en 2013, pero las previsiones más recientes hablan ya de unos ingresos próximos a 335.000 millones en 2025 tan sólo en los cinco sectores principales (financiero, recursos humanos, alojamiento, transporte y música y entretenimiento). La consultora PwC estima que en Reino Unido, uno de los países pioneros en el surgimiento de este fenómeno, hasta el 64% de los adultos participará de algún modo en servicios colaborativos en 2025.

Según la CNMC, las ventajas de la economía colaborativa son múltiples. Por el lado de la demanda, “los consumidores valoran que se trata de una alternativa para acceder a bienes cuya propiedad supondría una elevada inversión, la rapidez y la flexibilidad (la posibilidad de consumir bajo demanda, utilizando las nuevas tecnologías), así como la personalización”.

Mientras que por el lado de la oferta, “son actividades o bienes donde el coste marginal del uso de un bien ya adquirido e infrautilizado puede ser reducido y resulta conveniente ofertarlo en el mercado a través de plataformas (como las plazas libres del coche en un viaje ya previsto o el domicilio que queda vacío durante las vacaciones), donde las economías de escala no son tan relevantes y hay margen para la diferenciación”.

“Es indudable que este aumento en la oferta y la variedad de los productos y servicios representa una oportunidad desde el punto de vista de la competencia y, por tanto, del aumento del bienestar de los consumidores y usuarios”, añade el estudio. El problema ahora es si hay que regularlo o no y, sobre todo, cómo hacerlo.

Ver artículo original:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s