Manuela y el puterío. -El Blog de Santiago Gonzalez-

guia-de-putas

“Sí, señoría”, dijo el duque de Feria al juez que lo juzgaba por corrupción de menores. “Yo soy muy putero”. He aquí un modelo para Manuela Carmena, que acaba de hacer público un manual para que los periodistas aprendamos a tratar las cosas del amor venal. Dice el código Carmena que no se debe escribir “prostituta”, “puta” o “cliente”, sino  “mujer en situación de prostitución, víctima de trata o de explotación sexual o mujer prostituida”.

Qué afición a la perífrasis. hace años, alguna otra alma pía quiso evitarnos a los periodistas los riesgos del racismo y dictaminó que no deberíamos escribir ‘gitano’ a pelo, sino ‘persona de etnia gitana’. Basta una búsqueda elemental en Google par darse cuenta de que los gitanos se llaman a sí mismos ‘gitanos’ y que dejan constancia de ello en sus textos. Lástima que Lorca no llegara a tiempo de titular ‘Romancero de las personas de etnia gitana’, y ya, dentro: “Por el olivar venían,/ bronces y sueño,/ las personas de etnia gitana”. Mis queridos Ramón Arcusa y Manolo de la Calva, aka Dúo Dinámico tendrían que haber cantado: “Persona de género de etnia gitana de la Comunidad Autónoma andaluza,/ de labios color de amapola, etc.”

Ya en el asunto que nos ocupa, Leandro Fernández de Moratín debería haber titulado ‘Arte de las mujeres en situación de prostitución’, Camilo José Cela, en vez de ‘Izas, rabias y colipoterras’, ‘Mujeres en situación de prostitución, mujeres prostituidas y mujeres víctimas de trata’, aunque supongo que todavía pueden darle una vuelta y decir ‘personas de género en situación de prostitución. Eso para no  extrañarse de que no se pueda decir puta a la que peca por la paga, pero al que paga por pecar (© Sor Juana Inés de la Cruz, que esa sí que era moderna y no la carcamal Carmena) haya que llamarle ‘putero’. Recordarán el escándalo que provocó en 2003 una novela de Hernán Migoya titulada ‘Todas putas’. Todas las almas pías se conjuraron para pedir la dimisión de Miriam Tey, directora del Instituto de la Mujer con Aznar, que era copropietaria de la editorial. Cuántos disgustos se habrían ahorrado si lo hubieran titulado, un suponer, ‘Todas mujeres en situación de prostitución’.

Puri Causapié, que es la portavoz socialista que sustituyó a Carmona, estuvo inmensa. El problema es que los niños cada vez entran antes a los prostíbulos, donde el parecer acuden a buscar pokémons.  Lo que pasa, añadió , es que la genere se fija en lo que no debe. un suponer: “Tengo la sensación de que a la gente le escandaliza más ver cartones en el suelo que ver a hombres buscar prostituir a las mujeres”, Eso pasa, Puri, cuando la gente se toma al pie de la letra aquel reproche que la gran Andie McDowell hacía en ‘Sexo, mentiras y cintas de vídeo’: “¿Cómo quieres hacer el amor (pagando) con toda la basura que hay en el mundo?” Mi amigo canadiense, Gary Halpin, escribió el otro día un soberbio comentario de nuestras extravagantes  alcaldesas, tan dadas a ejercer competencias que no tienen y a abandonar las responsabilidades que sí tienen encomendadas.

Las putas tienen una tradición literaria que esta farsanta se quiere cargar de un plumazo. Tengo en casa un vademécum de la cosa, ‘Glosario de la mala palabra’, un libro que se me antoja fantástico, donde se puede rastrear literaria e históricamente el tema. En el Antiguo Testamento hay presencia del comercio carnal. Rahab, la puta de Jericó, propició el ataque israelita a las murallas de la ciudad y quizá por eso fue recompensada con un puesto en la línea sucesora que lleva desde David al mismísimo Jesucristo. Rahab la ramera, se le llama en la Biblia, aunque ramera es una palabra muy posterior y muy española, creo que del siglo XVIII, cuando en las casas de los pueblos vinateros se abrían improvisadas tabernas para dar de probar el vino de la cosecha. En la puerta se colgaba una rama a modo de señal. Las putas empezaron a señalar disimuladamente su comercio con una rama, de ahí su nombre.

Hace unos años, una ciudadana francesa publicó un libro autobiográfico titulado ‘La puta de la República’. Se llama Christine Deviers-Joncours y había sido amante del que fue ministro Roland Dumas. ‘La puta del Rey’ se tituló un razonable melodrama de aventuras. y en este plan, que diría el maestro Umbral. Eso por no escarbar en una generalización exagerada. Hay mujeres que se prostituyen voluntariamente, sin necesidad de ser víctimas de proxenetas o de trata. Esa creencia de que toda mujer preferiría ganarse la vida fregando escaleras que vendiendo favores sexuales parece otra exageración. Quizá haya algunas, seguramente de derechas, que prefieren soto último, mayormente para ganar más dinero.

bici-tacones

Sin embargo, no toda prostitución les parece condenable a nuestras almas bellas progresistas. Basta invocar el derecho a la sexualidad de las personas con discapacidades motrices para que las putas (y los putos) pasen a ser llamados por un eufemismo natural,‘terapeutas sexuales’. No se explica por qué los feos, los sosos y otros especímenes poco facultados para el ligue no puedan beneficiarse de la excepción.

Nota.-He llamado ‘farsanta’ a la regidora de Madrid. ¿Recuerdan ustedes los reportajes de sus primeros días yendo en metro a su trabajo, como una madrileña cualunque? Se premiará con una cena a quien quien pueda documentar con foto un solo viaje en metro durante los últimos quince meses. Otrosí: vean la foto adjunta. ¿Cuándo se ha vistos una mujer que monte en bicicleta con zapatos de tacón? Esto es lo que hay. Gracias Carmona, gracias, Pedro Sánchez. todo os lo debemos a vosotros.

Ver artículo original:

La posibilidad de una revuelta armada contra Hillary Clinton. -Argemino Barro/El Confidencial-

“POR PRIMERA VEZ, UN FUTURO ASÍ ES CREÍBLE”

El escenario: Trump denuncia el resultado; la violencia se multiplica; regiones del Sur y el Medio Oeste dejan de obedecer. La tesis se apoya en la tensión política, desazón institucional y extrema derecha.

Hace poco más de una semana ocurrió algo en EEUU que pasó extrañamente desapercibido, quizás porque en este 2016 polémico y polarizante hemos perdido capacidad de asombro y hace falta más carne roja para ganarse un titular. O quizás por el rechazo casi físico a escribir un artículo que incluya las palabras “guerra civil”.

El hecho es que el gobernador de Kentucky, el republicano Matt Bevin, sopesó la opción de una insurrección armada contra Hillary Clinton si esta gana las elecciones. Fue la primera vez en esta campaña que un político electo invocaba públicamente el fantasma de una rebelión violenta. Estas fueron sus palabras:

“Quiero que seamos capaces de luchar ideológica, mental, espiritual, económicamente, para que no tengamos que hacerlo físicamente. Pero este, de hecho, podría ser el caso…

Alguien me preguntó ayer, hice una entrevista, ‘¿Cree que es posible, si Hillary Clinton gana las elecciones, cree que es posible que seamos capaces de sobrevivir, que seríamos capaces algún día de recuperarnos como nación?’. Y mientras hay gente que ha estado en este escenario y ha dicho que no, me atrevería a disentir. Creo que sería posible, pero ¿a qué precio? ¿A qué precio? Las raíces del árbol de la libertad se riegan ¿con qué? ¿Con la sangre de quién? De los tiranos, por supuesto, pero ¿de quién más? De los patriotas.

Garreau, antiguo editor de ‘The Washington Post’, planificador de escenarios para la firma Global Business Network y profesor en la Universidad Estatal de Arizona, prevé una insurrección armada contra Clinton: ‘Nunca creí que viviría para teclear estas palabras’¿De quién será la sangre que se vertirá? Podría ser la de la gente de esta sala. Podría ser la de nuestros hijos y nietos. Tengo nueve hijos. Me rompe el corazón pensar que pueda ser su sangre la que se necesite para redimir algo, para reclamar algo que, por nuestra apatía e indiferencia, se ha abandonado. No dejéis que ocurra“.

El gobernador, veterano de guerra y empresario que lanzó su carrera política en el ‘Tea Party’, usó una frase de Thomas Jefferson muy querida por esta facción ultraconservadora (“El árbol de la libertad ha de ser refrescado de vez en cuando con sangre de patriotas y tiranos”). Bevin aclaró después que se refería a los soldados que luchan en Irak y Afganistán, lo cual no convenció a quienes le pidieron explicaciones.

Hasta entonces las referencias a la violencia como arma se limitaban a grupos de extrema derecha, algún periódico amarillista y Donald Trump. El candidato republicano insinuó que “la gente de la Segunda Enmienda” (el derecho a poseer armas) puede hacer algo contra Clinton. El pasado viernes Trump volvió a tocar el tema: “Vosotros sabéis que ella está muy en contra de la Segunda Enmienda (…). Ella va por ahí con guardaespaldas armados como no se ha visto nunca. Creo que los guardaespaldas deberían dejar sus armas, deberían desarmarse, ¿verdad? (…) Ella no quiere armas. Que se las quiten [a los guardaespaldas] y a ver qué le ocurre a ella”.

Un miembro del grupo North Florida Survival junto a su familia durante un entrenamiento en Old Town. (Reuters)
Un miembro del grupo North Florida Survival junto a su familia durante un entrenamiento en Old Town. (Reuters)

El millonario también ha cuestionado varias veces la limpieza de unas elecciones que ni siquiera se han celebrado: “El 8 de noviembre, mejor tener cuidado, porquelas elecciones van a estar amañadas”, dijo en agosto. “La gente va a entrar [en las cabinas de voto] y va a votar 10 veces, quizás, ¿quién sabe?”.

Estas y otras declaraciones han generado momentos incómodos en torno a la campaña. El servicio secreto comenzó a investigar en julio al encargado del equipo Trump para asuntos de veteranos, el parlamentario de New Hampshire, Al Baldasaro, cuando dijo que Hillary Clinton “debería de ser puesta frente a un pelotón y fusilada por traición”. Después Baldasaro confirmó su opinión, “sin duda”, a The Boston Globe.

Entre 2008 y 2012 el número de milicias antigobierno pasó de 42 a 334 como reacción a Obama. En 2014, la actividad paramilitar creció un 37%El profesor Joel Garreau es un profesional de la “planificación de escenarios”, un método analítico practicado por gobiernos y grandes empresas para hacer planes a largo plazo. Una disciplina que intenta concatenar todas las variables, desde la demografía a la economía, el clima, los cambios culturales y posibles factores sorpresa. La planificación imagina escenarios potenciales para que, si se dan, no cojan por sorpresa.

Garreau, antiguo reportero y editor de ‘The Washington Post’, planificador de escenarios para la firma Global Business Network y actualmente profesor en la Universidad Estatal de Arizona, publicó una serie de artículos en Foreign Policydonde prevé una insurrección armada contra Hillary Clinton. “Nunca creí que viviría para teclear estas palabras”, escribe Garreau. “En todas las décadas que llevo informando sobre este país, esta es la primera vez que puedo imaginar un futuro así como algo creíble”.

El investigador repasa algunos episodios reales: la toma de un parque natural en Oregon el pasado enero; los ganaderos de Nevada que encañonaron y espantaron a las autoridades en 2014, granjeándose el apoyo de varios senadores republicanos; las milicias que atrapan inmigrantes mexicanos en la frontera, y capítulos históricos de desobediencia civil. Luego pasa a describir el “escenario”:Donald Trump denuncia el resultado electoral; los actos violentos, al principio contados, se multiplican; la escalada aumenta y varias regiones del Sur y el Medio Oeste dejan de obedecer al Gobierno. El nombre en clave de este escenario es “Rechazo Regional”.

Miembros de la Pacific Patriots Network ante un 'monumento' a Robert 'LaVoy' Finicum, muerto en un enfrentamiento con la policía en Burns, Oregón. (Reuters)
Miembros de la Pacific Patriots Network ante un ‘monumento’ a Robert ‘LaVoy’ Finicum, muerto en un enfrentamiento con la policía en Burns, Oregón. (Reuters)

El planificador insiste en que no es una predicción, sino una previsión. Lo que en la Guerra Fría se llamaba “pensar lo impensable”: imaginar un escenario improbable pero posible. En los años cincuenta una guerra nuclear. En 2016, una insurrección armada. También resalta que es su opinión y no la del medio que la ha publicado.

Garreau reconoce a El Confidencial que empezó a “pensar lo impensable” el pasado noviembre. “Contemplaba el escenario como algo de tan baja probabilidad (aunque de alto impacto) que ni siquiera tuve agallas para mencionárselo a un editorhasta enero”, explica por email. “Finalmente decidimos publicarlo porque esperaba que sacar el tema sería tan horrible que inocularía al electorado contra el “Rechazo Regional” que describía. De la manera en que la novela ‘1984’ inoculó eficazmente a la gente contra la posibilidad de que se diera ese escenario”.

La tesis de Garreau se apoya en un contexto de tensión política, desazón institucional y crecimiento de la extrema derecha. Clinton y Trump son los candidatos más impopulares de la historia (el 56% de la población tiene mala opinión de Hillary, más del doble de los que veían mal a Obama en 2008; a Trump lo rechaza el 63%). La popularidad del Congreso, minada por años de bloqueo político, está en mínimos (13%, según Gallup); este es el país más armado del mundo (265 millones de armas, una de media por adulto) y las milicias de extrema derecha se han multiplicado desde 2008.

Clinton y Trump son los candidatos más impopulares de la historia, la popularidad del Congreso está en mínimos, EEUU es el país más armado y las milicias de extrema derecha se han multiplicado desde 2008

El Southern Poverty Law Center (SPLC) estudia desde 1971 el radicalismo en Estados Unidos. Su presidente, Richard Cohen, advirtió la semana pasada en el Capitolio sobre la amenaza de ataques terroristas. No por parte de Al Qaeda o el ISIS, sino por estadounidenses de extrema derecha. Declaró lo siguiente:

“El grupo especial [contra el terrorismo doméstico] iba a tener una de sus reuniones habituales el 11 de septiembre [de 2001]. Pero no solo fue cancelada; el grupo especial no se volvió a reunir en 13 años dado que grupos como Al Qaeda llegaron a dominar la atención del Gobierno. Durante este periodo, el número de grupos de odio y conspirativos antigobierno se ha disparado, y elnivel de violencia desde la derecha radical se ha multiplicado por cuatro”.

Dice la organización que entre 2008 y 2012 el número de milicias antigobierno pasó de 42 a 334 como reacción a la victoria del primer presidente afroamericano,Barack Obama. En 2014 la actividad paramilitar creció un 37% y este radicalismo, dice el SPLC, ha encontrado horario de máxima audiencia gracias a Donald Trump.

“Donald Trump está, sin lugar a dudas, aventando las llamas de la extrema derecha en este país”, dice a El Confidencial Mark Potok, editor jefe de la revista Intelligence Report, del SPLC. “Les ha dado aire que respirar, les ha abierto un espacio político, lo que permite a la gente expresar opiniones que estaban fuera de los límites hace sólo unos años. Mira lo que están diciendo los propios grupos: ‘que Dios bendiga a Trump; él ha llevado nuestras preocupaciones a primera línea’, lo cual es verdad”.

“Creo que es chocante que el gobernador de Kentucky no solo mencionara esa posibilidad, sino que casi pareció apoyarla”, continúa Potok. “Lo que ahora no necesita Estados Unidos es que políticos supuestamente responsables mencionen la posibilidad de una guerra civil. ¿Acaso creo que habrá una guerra civil si Hillary Clinton gana las elecciones? No, claro que no. ¿Puede haber violencia? Sí, creo que es posible, e incluso probable, que veamos una reacción violenta en la extrema derecha”.

Miembros de los Nordic Order Knights, afiliados al Ku Klux Klan, durante una ceremonia en Hnery County, Virginia. (Reuters)
Miembros de los Nordic Order Knights, afiliados al Ku Klux Klan, durante una ceremonia en Hnery County, Virginia. (Reuters)

Joel Garreau no es el primero en sopesar un conflicto en Estados Unidos. El coronel retirado Kevin Benson y la profesora de historia Jennifer Weber, de la Universidad de Kansas, escribieron un artículo donde imaginaban una guerra civil en 2016. Lo publicaron en 2012 como un ejercicio para invitar a las Fuerzas Armadas a pensar en cómo responderían a una insurrección en territorio estadounidense.

El trabajo predice un panorama económico estancado en el que los salarios no suben y una “minoría vocal y de alto perfil ha dirigido el miedo y la frustración del público hacia los no blancos e inmigrantes”. En mayo de 2016, una milicia inspirada por el ‘Tea Party’ ocupa el ayuntamiento de Darlington, en Carolina del Sur, y se gana el apoyo de la policía local. Otras milicias hacen lo propio en otras regiones y el presidente se ve obligado a invocar la Ley Insurreccional, de 1807, para declarar la guerra a los rebeldes.

A partir de aquí, el Pentágono tiene que derrotar a sus conciudadanos con técnicas empleadas para vencer a los talibanes en Afganistán, pero sin saltarse la ley. Tiene que alojar y alimentar a los prisioneros y solo puede espiar al enemigo con una orden judicial. El artículo detalla qué armamento usar, qué software de mapeo, a qué leyes acogerse o cómo conseguir información de personas cercanas a los rebeldes.

Una pesadilla limitada al universo paralelo de los académicos, la prensa amarilla, los grupos de extrema derecha, Donald Trump y el gobernador de Kentucky.

Ver artículo original:

La España ingobernable en el horizonte de 2020. -Jesús Cacho/Vozpópuli-

Perdidos en la arboleda del pin pan pun al que nos tienen sometidos nuestros partidos, incapaces de ponerse de acuerdo a la hora de formar Gobierno, los españoles no estamos sabiendo ver el bosque de un futuro que a medio plazo se presenta cargado de incertidumbres tanto desde el punto de vista político como económico. La España ingobernable en el horizonte del 2020. Parece claro que quien finalmente se instale en Moncloa tras el caos actual lo hará al frente de un Gobierno débil, con escaso respaldo parlamentario, incapaz por tanto de hincarle el diente a los grandes retos que tiene planteados este país para mejorar drásticamente la calidad de su democracia, por un lado, y para seguir creciendo y creando empleo. Como contaba aquí días atrás Teresa Lázaro, la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) acaba de dar la voz de alarma en un informe en el que afirma que, si no se toman medidas para remediarlo, la tasa de desempleo seguirá en 2020 por encima del 14% de la población activa y la deuda pública se mantendrá por encima del 100% del PIB. Sin cambios en la política económica, los grandes desequilibrios del país seguirán sin corregirse y el crecimiento de la economía no será suficiente para resolver los dos grandes retos españoles: el paro y la deuda.

La caótica situación política actual contrasta poderosamente con el comportamiento de la economía, que crece a más del 3% en tasa interanual, una paradoja que está llamando la atención de toda la UE. Parece, en efecto, que la parálisis política no pasa factura a la economía. En el segundo trimestre del año, el PIB registró un crecimiento del 0,8%, igualando los registros de los tres previos (tercer y cuarto trimestre de 2015 y primero de 2016). Entre abril y junio, el empleo aumentó a un ritmo del 2,9% en términos interanuales, tres décimas menos que en el trimestre anterior, lo que se traduce en la creación de 484.000 empleos equivalentes a tiempo completo en un año. “La economía parece tener una opinión diferente a la del típico periodista político para quien la ausencia de Gobierno es un grave problema, casi un drama”, podía leerse en un artículo aparecido en la revista británica The Spectator, bajo el título “Por qué los españoles tal vez están mejor sin Gobierno”. Otros van incluso más lejos. “Desde las elecciones de diciembre pasado no ha habido normas nuevas, y la población se ha librado de la carga de la nueva legislación que nadie entiende y que muchos tratan de desobedecer”, aseguraba este martes el historiador británico Henry Kamen, en un interesante artículo (“La delicia de no tener Gobierno”) publicado en El Mundo. “Un Gobierno débil significa menos control gubernamental, que no es una mala cosa cuando reparamos en que gran parte de esos controles son un obstáculo para esa prosperidad que se origina mediante el trabajo duro y los esfuerzos de la gente común, no por las leyes y regulaciones gubernamentales”.

Una visión con tintes anarquizantes que choca con la opinión de Miguel Cardoso, economista en jefe de BBVA Research, para quien, si bien no se puede hablar de un impacto evidente, la incertidumbre política no ha dejado de tener un efecto negativo sobre la economía. “Probablemente la pregunta que hay que hacerse es cuánto más estaríamos creciendo en un entorno de mayor certidumbre”, una cuestión que él mismo responde asegurando que “el impacto del aumento de la incertidumbre sobre la economía se ha traducido en que en lugar de estar creciendo a tasas de entre el 3 y el 3,5% del PIB, muy probablemente podríamos estar haciéndolo a tasas de entre el 3,5% y el 4%, medio punto por encima”. La ausencia de un Gobierno, por otro lado, impide la aprobación de los PGE, asunto que tiene su impacto en el gasto público, lo que indudablemente ralentizará el crecimiento, por no hablar del déficit de legitimidad y representación de un Gobierno en funciones incapaz de atender las demandas ciudadanas.

Malas perspectivas en deuda y paro

Según las previsiones de Funcas, si el próximo Gobierno no es capaz de corregir los desequilibrios y proseguir con las reformas que el Gobierno de mayoría absoluta del PP dejó a medio hacer, el crecimiento del PIB se irá frenando en los próximos años hasta situarse en el 2% en 2020. El paro también bajará y la deuda se estabilizará, pero la tendencia será insuficiente para corregir ambas variables. En lo que al empleo se refiere, la tasa de ocupación aumentará en los próximos años, pero en ningún caso alcanzará los estándares de nuestros socios europeos más ricos, lo que se traducirá en que en 2020 el 14,3% de la población activa seguirá desempleada. Los cambios demográficos que ya vive España no harán sino empeorar estas perspectivas. La población en edad de trabajar disminuirá en 500.000 personas en los próximos 5 años por la caída de la natalidad y el inicio de la jubilación de la generación del baby boom, una situación que es un misil dirigido a la línea de flotación de las pensiones. En efecto, el número de activos por cada jubilado será de 2,5 en 2020, frente a los 2,7 actuales y los 3,1 de antes de la crisis. Solo un problema como el de las pensiones, que se nos viene encima como si de una avalancha de montaña se tratara, debería ser suficiente para hacer reflexionar a nuestra clase política e inducirla de inmediato a ponerse de acuerdo, pacto de Estado mediante, para hincarle el diente al problema.

Nuestras administraciones públicas siguen gastando bastante más dinero del que ingresan, de modo que este año el Tesoro pedirá prestado en los mercados una cifra cercana a los 50.000 millones (déficit público del 4,6% para 2016), cantidad que casi en su totalidad se traslada a una deuda pública que no deja de crecer, que se ha triplicado desde la llegada de la crisis y que se ha consolidado por encima del billón de euros. Sin PGE para 2017, el desfase entre gastos e ingresos públicos podría elevarse al 3,6% del PIB el próximo año (frente al 3,1% previsto), lo que puede exponer a España a una multa por parte de Bruselas de hasta 6.000 millones y la congelación de otros 1.350 millones de fondos europeos. Raymond Torres, director de coyuntura de Funcas, ve muy difícil reducir un desfase presupuestario en casi 15.000 millones en 2017, un desafío en toda regla para una sociedad como la española, que en modo alguno quiere volver a oír la palabra “ajuste”. “Es cierto que la economía tiene mucha inercia, pero hay decisiones que no se pueden aplazar indefinidamente. Hace falta un Gobierno que tome medidas de inmediato para afrontar los desafíos de nuestra economía”.

El ratio deuda sobre PIB se situará en 2016 en el 100,4%, por encima de las previsiones oficiales (99,14% del PIB), y en 2020 escalará hasta el 100,9%. Un problema de primera magnitud. Por otro lado, el servicio de la deuda (intereses) tenderá a ir en aumento en el inmediato futuro en tanto en cuanto la política del BCE con el precio del dinero tienda a normalizarse. Las posibilidades de una reducción significativa de la deuda a medio plazo son mínimas: la presión social, espoleada por el populismo rampante que, en mayor o menor medida, practican todos los partidos, incluido el PP, no deja de crecer en demanda de más y más gasto público, que seguirá creciendo en pensiones, sanidad y educación. Es el triunfo del Estado beneficencia. Algunos expertos parecen haberse instalado en la resignación: “No soy nada optimista de que el futuro Gobierno sea capaz de hacer las reformas que necesita el país, pero yo me daría por satisfecho con que al menos no deshaga lo que se ha hecho bien en el pasado, por ejemplo, que no se cargue la reforma laboral o que no suba impuestos directos”, asegura José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos. “Lo que me da realmente miedo son los compromisos que Mariano Rajoy, en el caso de que el PP vuelva a formar Gobierno, pueda adoptar para superar la investidura, porque si esos acuerdos son muy gravosos en términos de gasto público, esto se puede ir por la alcantarilla en poco tiempo. Ahí va a estar la clave”.

El proyecto loco de Pedro Nono

En un santiamén se iría por la alcantarilla el crecimiento en caso de que triunfara ese proyecto de mayoría parlamentaria alternativa al PP que Pedro Sánchez proyecta exponer ante el Comité Federal del PSOE el 1 de octubre para salvar, una vez más, su pellejo. La formación de un Gobierno con el respaldo de un “frente progresista” no es una hipótesis imposible en términos de aritmética parlamentaria, puesto que los 170 diputados de PP, Ciudadanos y Coalición Canaria que apoyaron la fallida investidura de Rajoy tienen en frente a los 180 del resto de grupos que la impidieron, 4 por encima de la mayoría de la Cámara, con los que sería posible constituir un gabinete alternativo. Pedro Nono parece dispuesto a aceptar todos los votos “disponibles” para cerrar el paso a un Gabinete Rajoy. La patulea de grupos integrados en Unidos Podemos daría su respaldo a la fórmula, y otro sí harían los independentistas catalanes, que podrían incluso hacerlo “gratis” en el convencimiento de que cualquier Gobierno que no esté liderado por Mariano será más proclive a sus tesis. Con el apoyo adicional de la minoría de izquierdas del Grupo Mixto, la fórmula podría reunir los diputados necesarios como para hacer incluso innecesario el apoyo del PNV.

Con el respaldo, al menos supuesto, de la militancia socialista y la cobardía congénita de los llamados “barones” regionales, el bello Pedro está dispuesto a saltar la banca, incluso a jugarse el default de España, con tal de salvar su culo. “¡Mantente firme, Pedro, aguanta las presiones y líbranos de Rajoy y del PP!”, le arengaba ayer mismo Miquel Iceta, actual capo del PSC. Es el instinto de supervivencia llevado a nivel superlativo y expuesto en plaza pública con total desvergüenza. Se trata de saber quién resiste más, si Pedro o Mariano. La jornada electoral de hoy en Galicia y País Vasco podría despejar no pocas incógnitas: la continuidad de Sánchez en Ferraz, la posibilidad de Rajoy de formar Gobierno, y el liderazgo futuro del PP tras el marianismo. Lo que no va a variar es la querencia de la sociedad española hacia el Estado como manantial capaz de solucionar todos sus problemas con más gasto público, una sociedad que vive de espaldas a aquella sentencia que el escritor y filósofo Ralph W. Emerson escribiera hacia 1860, según la cual “la única regla segura se encuentra en el metro ajustable de la oferta y la demanda. No legislen. Interfieran y harán saltar las fibras con leyes suntuarias. No concedan subsidios, sancionen leyes justas, aseguren la vida y la propiedad y no necesitarán dar limosna. Abran las puertas de la oportunidad y la virtud, y ellos se harán justicia a sí mismos y la propiedad no estará en malas manos”.

Ver artículo original:

Fracturas políticas

Un espacio para mostrar los quiebres y nuevos acoples del poder y la política

Una chica trotamundos

Consejos e historias de una chica viajera

Las Cloacas del 11M

Blog de Ignacio López Brú para acercarnos a la verdad de los atentados del 11-M

Un Técnico Preocupado

Un paso más hacia la verdad

Sal de casa

Trip Amazing Blogger & Youtuber

EL BLOG DE MANUEL CERDÀ

Historia. Literatura. Tiempo presente. Música de Comedia y Cabaret

A %d blogueros les gusta esto: